Leicester City ha sido la sorpresa de la temporada. Nadie (sólo este suertudo) hubiera creído que llegarían a ser campeones de invierno en la Premier League. Con el objetivo inicial de no descender, parece que la cosecha conseguida ya los tiene lejos de esos menesteres.

Así juega Leicester City

http://img.futbolsapiens.com/wp-content/uploads/2015/11/vardy1.jpg

El estilo de Leicester podría definirse como austero. No busca posesiones largas ni una construcción de juego pulcra; les encanta desdoblar. Sin embargo, su modo conservador (al Ranieri style) de jugar los tiene consiguiendo los resultados y siendo la indiscutible revelación del torneo.

Una alineación típica de Leicester City es poner a Kasper Schmeichel en el arco, dibujar una línea de 4 con Fuchs por la izquierda, Morgan y Huth en la central y Danny Simpson por derecha. La media, con dos ochos y volantes por las bandas, está conformada por Marc Albrighton por izquierda, N’Golo Kante y Danny Drinkwater por el centro y a Riyad Mahrez, el héroe de la película, por derecha. La delantera presenta a Jamie Vardy, en gran forma goleadora, y a un Shinji Okazaki (a veces Ulloa) que mete balones al área al botarse y funciona como enganche. Un 4-4-2 clásico.

La portería

El arco está resguardado por Kasper Schmeichel. Si bien tiene un buen juego de pies (no ha fallado pases cortos en lo que llevamos de la temporada), el estilo de juego desarrollado por Ranieri lo tiene lanzando balones largos en cada saque de puerta. Es un recurso muy socorrido por el club, ya que priorizan los contragolpes y la salida rápida y larga (promedia los pases más largos de la liga) que otorga Schmeichel les reditúa en peligro. La jugada básica es el balón largo que busca Okazaki, mismo que engancha y lleva el balón a Vardy o abre para Mahrez y su habilidad.
En cuanto a su rendimiento bajo los tres palos, ha mostrado ser un arquero normal, cumplidor. No figura demasiado en atajadas, es el quinto portero más goleado de la temporada y no interviene demasiado en el juego. Su labor más importante es la de poner la pelota en la cancha del rival y buscar un latigazo.

La defensa.

Sin duda, es su mayor área de oportunidad si realmente quieren pelear por el título. Han ganado en solidez con la llegada de Ranieri, pues utilizan la principal virtud defensiva del 4-4-2 a su favor: líneas a corta distancia y un bloque compacto de manera vertical, limitando una gran cantidad de espacios al rival.
Leicester City 2En este caso, encierran a los jugadores rivales y cortan circuitos hacia adelante. Obsérvese que en el flanco izquierdo guardan la vertical y distancia, atentos a un potencial cambio de juego e incorporación del lateral derecho a la jugada.

 

Leicester City 3
Nuevamente buscan mantener línea de medios y defensores lo más cercana posible. Kante se incorpora como tercer central y cierran más posibilidades de pase. Al final, provocaron el tiro de media distancia de Coutinho, desviado.

 

El gasto, por supuesto, tienen que hacerlo los delanteros. Vardy y Okazaki son dos jugadores resistentes y veloces, convirtiéndose en los ideales para desempeñar, de ser necesario, la función defensiva. Se ubican en la zona media del campo, listos para aprovechar un descuido rival, recibir y salir al contragolpe.

En general, los volantes no hacen algún tipo de presión alta, por lo que la mayor parte del tiempo están libres cuando el equipo está defendiendo. Si la situación lo amerita, Albrighton y Mahrez hacen labores de apoyo a sus respectivos laterales cuando el balón está por su zona, y permanecen abiertos cuando no es así.

 

Leicester City 4Otra vez las dos líneas juntas. Mantienen los 4 al fondo, Drinkwater se mete a tapar la opción de pase en el centro y Okazaki se incorpora a la zona baja. Con el balón por derecha, Mahrez baja a apoyar a su lateral (en este caso, Simpson) mientras que Albrighton está atento a un cambio de juego, además de ser opción de pase para salir en velocidad.

 

La central ha mejorado con la llegada de Robert Huth. Le otorgó liderazgo y solidez a la zona baja con su incorporación, a préstamo en el anterior mercado de invierno. La mejora en la zaga (recibieron 36% menos goles a partir de la llegada del alemán) hizo que fuera adquirido en compra definitiva.

 

Transiciones

Es el punto clave de los éxitos conseguidos en esta temporada. El módulo táctico se los permite, pues el 4-4-2 es un parado que te permite atacar y defender por sí mismo. Y es que el cambio entre la recuperación defensiva y la entrega al aparato creativo es corta, pues ambas líneas están muy cercanas.
En general, los Zorros toman precauciones para cambiar de postura. En lugar de llenarse con delanteros para los contraataques, Ranieri únicamente utiliza a Vardy u Okazaki para ello (también Mahrez, por derecha). De esta manera, aunque pierde punch a la hora de contragolpear, previene que los agarren malparados si el intento inicial falla.

El secreto de sus transiciones es simple: el balón largo. Al igual que Kasper Schmeichel, la defensa está lista para recuperar y enviar el pelotazo rápidamente.  La mayor parte del éxito radica en los centrales, quienes son precisos para salir con balón largo desde atrás, y la calidad aérea de Okazaki y (cuando juega) Leonardo Ulloa.
Leicester City 5Son el segundo equipo con más oportunidades generadas a partir de balones largos. Sólo West Ham los supera, y empatan con Southampton.

Lee también   10 mejores penales Panenka

 

Una salida común es así: en cuanto recuperan el balón, pueden salir del paso apoyándose en compañeros hasta superar la presión del rival. Después, Huth o Morgan mandan la pelota hasta el otro lado, en donde está Okazaki (o Ulloa) listos para ganar la dividida. Vardy está atento para pescar el rebote y superar la línea defensiva rival. A veces, se ve beneficiado, pues el cabezazo supera la defensa y entonces llega en posición franca de gol.

La media

Además de los trazos largos, Leicester City deja responsabilidad en un héroe silencioso: N’Golo Kante. Llegó como sustituto de Drinkwater y Gokhan Inler en la media, pero ya sentó al suizo y es infaltable en las alineaciones de Ranieri. Hace el trabajo sucio de la media canchay tiene detalles técnicos que lo complementan, como un buen toque de balón y disparo de media distancia.
También juega un papel importante en las transiciones. Jugar al pelotazo vuelve predecible a cualquier equipo, por lo que Kante recibe el balón y pasa al área rival con él. Su drible le permite avanzar por el medio del campo y su velocidad le otorga un cambio de ritmo que lo vuelve impredecible. Por si fuera poco, su potencia lo hace bastante competitivo en los duelos cuerpo a cuerpo y lo mantiene al mismo ritmo durante todo el encuentro.

 

Riyad Mahrez
Riyad Mahrez

A estas alturas, habrán notado que el planteamiento en defensa y salida obedece a una razón: Leicester City no cuenta con gran técnica en esas posiciones. Aunque Schmeichel podría salir en corto con su línea defensiva, vemos que la zaga es más “talachera” y definitivamente no se ve cómoda al salir con balón controlado. Incluso, en la media encontramos elementos de mayor despliegue físico que técnico (a excepción de Kante). Por ello, han tenido que confiar en el talento individual de sus hombres de ataque y es donde un marroquí se ha convertido en factor fundamental para guiar las ofensivas. Riyad Mahrez ha conseguido un impresionante registro de 13 goles y 7 asistencias en los 20 partidos de liga que ha jugado. Por ello, no es sorpresa que los rumores del mercado de invierno lo tengan como protagonista para fichar por los poderosos europeos.

Y no es sorpresa: Danny Simpson, su lateral, se dedica casi exclusivamente a labores defensivas, evitándole el gasto físico a Mahrez, por lo que siempre está fresco para arrancar y hacer destrozos. También lo beneficia su visión de campo y el jugar, a diferencia de Marc Albrighton, a perfil cambiado: al ser zurdo por derecha, prioriza el enganche hacia adentro en lugar de buscar línea de fondo y posterior centro. Esto le permite tener opciones de pase y, con su habilidad, buscar el pase de gol o intentar un disparo de media distancia. Un rol muy similar a lo que hacía Robben con Bayern Munich. La mayoría de sus goles y asistencias se han conseguido de esta manera.

La delantera

Ya hemos hablado del rol que hace Shinji Okazaki para alargar de cabeza los balones largos que le envían desde la defensa. Sin embargo, el verdadero protagonista está peleando el título de goleo: Jamie Vardy. La temporada pasada resignó su cuota de goles para potenciar la de asistencias, pero con el cambio de entrenador (y estilo) llegó un nuevo rol para él. Siempre listo para tomar los rebotes que le envía su segundo delantero y con una altísima movilidad. Su velocidad y ritmo de juego le beneficia enormemente a superar los defensas rivales, por lo que casi siempre toma el balón y, con un movimiento más, queda de frente al portero.
Leicester City 6Porcentaje de tiempo que Vardy tuvo en los sectores del campo. Pisó 8 de los nueve sectores del campo contrario.
Leicester City 7Mapa de calor de Vardy vs Manchester City. Nótese que, además de pisar varios sectores del campo, mantiene una mayor presencia entre la línea defensiva y la media rival. Esto le permite ganar tiempo y espacio para recibir y continuar la jugada. Esto es algo que también explota Mahrez.

En resumen

La principal razón de la gran temporada de Leicester City ha sido el hecho de que han jugado a lo que saben. No se han inventado nada. Portero y centrales no se complican más allá de sus capacidades en el juego, la revelación de Kante ha hecho que Drinkwater se dedique a labores más defensivas y así ganar en proyección. También, por supuesto, el gran nivel mostrado por Mahrez y Vardy les ha simplificado las cosas al ataque y los tiene en una posición con la que no podían soñar. ¿Mérito de Ranieri o las individualidades? Está por verse.