Copa África: mudada, expandida y en verano

Hoy viernes, con el duelo del anfitrión, Egipto, ante Zimbabue, arranca la Copa de Naciones Africanas (o Copa África, para resumir cuentas) más controversial de los últimos tiempos. En verano, lejos de su sede original y con más equipos, es la carta que ofrece este evento que se quiere adaptar más al calendario internacional.

Empecemos. Tras los dolores de cabeza que significaba para los clubes europeos perder a sus piezas en enero, a mitad de temporada (y de jugadores que declinaban de ir a representar a su país para no perder la titularidad en la élite del fútbol), la Conferación Africana de Fútbol decidió en 1017 mover este torneo al verano, a pesar de que en simultáneo, se disputen la Copa América y la Copa Oro de Concacaf.

Aparte, se llevó de 16 a 24 equipos, un poco por debajo de la mitad de los miembros de esta zona del mundo fútbol. Y por último, en enero de este año se decidió que fuera en Egipto, pues en la sede original, Camerún, los estragos del terrorismo por el auge de Boko Haram en el país y la crisis social vigente en las regiones anglófonas del mismo estado, quedó descartada.

La ampliación de los participantes ha propiciado el debut de Madagascar, Mauritania y Burundi (de Saido Berahino, quien fue sub-21 por Inglaterra), por ejemplo.

Salah llega sin lesiones y como campeón de Europa con Liverpool

En cuanto a favoritos, el local, Egipto, tiene mucha ventaja. Contará con Mohamed Salah en plenitud física, inspirado tras ganar la Champions y es su torneo para ubicarse de mejor modo en la historia del fútbol egipcio. No va solo: Elmohamady , Gaber, Hegazi y Elneny son figuras que pueden ayudar a este equipo, de contragolpes veloces, a añadir otro entorchado. Egipto, con siete títulos, es el más ganador de África.

Lee también   Liverpool sigue intratable en la Premier League
El experimentado Obi Mikel

Nigeria, veloz y explosivo, tiene nombres para hacer daño: Ahmed Musa, Samuel Kalu, Samu Chukwueze, Moses Simon o Henry Onyekuru, y claro, el incombustible Obi Mikel. Con problemas de organización de juego, pero con velocidad tremenda, las “Águilas Verdes” buscarán un nuevo título.

Sadio Mané, cerebro del Liverpool y de Senegal

Senegal es un equipo al que hay que ponerle el ojo: Es el proyecto de desarrollo más serio de África, con un Alou Cissé que viene trabajando desde 2013 en las selecciones de ese país. Kouyaté, Alfred N’Diaye o Badou N’Diaye le dan prestancia y por los costados, los imparables Ismaïla Sarr y Sadio Mané.

Camerún, campeón inesperado

Por último, no se puede dejar de hablar del campeón defensor, Camerún, que se tituló dos años y medio atrás con un grupo que dejó boquiabierta a África, pues sus principales estrellas renunciaron para no interrumpir sus temporadas en Europa. Ahora, bajo el mando de Clarence Seedorf y con talentos emergentes como Christian Bassogog, Toko Ekambi, Choupo-Moting o Clinton N’Jie, se ha visto bien este combinado en los partidos de preparación.