Copa América 2019: Análisis de las semifinales

 

Atrás quedan unos cuartos de final  de la Copa América bastante tristes y que preocupan por el nivel de juego de Sudamérica.  De cuatro partidos, tres fueron cero a cero, se resolvieron por los penales y el otro, Venezuela-Argentina enfrentó a dos selecciones con muchísimas carencias a pesar de los nombres rescatables en ambas, en especial la segunda.

Predicciones al piso. Colombia y (especialmente) Uruguay se despiden temprano de la Copa. Eran favoritos no solo ante sus rivales. También para ganar el certamen. A Colombia, una incombustible Chile la sacó desde los doce pasos, mientras que a Uruguay, inexplicablemente la derrota una Perú que parecía desahuciada.

Brasil, cumplió con el objetivo de estar vivo en la competición, pero vaya que le constó ante una Paraguay en remodelación, que padece un recambio generacional y de juego. Fue suficiente la garra guaraní para atascar a la Verdeamarelha y obligarla a sudar frío en los penales. Pero acá, si ganó el más fuerte.

Se pasa la página y se piensa en las semifinales. Al menos, tras el gris panorama de cuartos, puede haber redención en la penúltima alcabala a la gloria: hay un Clásico Sudamericano y Mundial, el Argentina-Brasil; mientras, en el otro costado, buscan cupo dos países que se tienen tirria: Chile y Perú.

El anfitrión busca humillar a su enemigo

Martes 02 de julio, 7:30 p. m. (horario de Ciudad de México)

Estadio: Mineirao, Belo Horizonte

Árbitro: Roddy Zambrano (Ecuador).

Si de nuevo nos remitimos a las realidades, al análisis lógico, Brasil tiene para hincharle la cara a Argentina, su némesis histórico, que viene jugando sin ideas, de forma horrible y que clasificó solo porque Venezuela no se atrevió a asumir el protagonismo que el otorgaba el rival.

La Albiceleste tiene casi como únicos argumentos el despertar de un Messi que aún no se manifiesta su presencia en la Copa y otro metafísico: en ese estadio, el Mineirao, Brasil perdió las semifinales del Mundial 2014, 1-7 ante Alemania.

El cuadro de Lionel Scaloni apenas contra Venezuela repitió un esquema que se venía buscando. Pero es un equipo que entrega muchos espacios al rival, es inconsistente. Sin embargo, tiene una serie de figuras que de hacer clic entre ellos, puede generar miedo.

Brasil se ve entero, con un Arthur que anda en una fase superior de rendimiento y un equipo que camina bien. Se le puede recriminar falta de contundencia, pues solo encontraron vía tranquila a la puerta contra Perú en un partido que se desnaturalizó temprano.

Lee también   Club Flamengo planea demandar a la Federación Peruana por caso Guerrero

Este Brasil ordenado y con la obligación de ganar la Copa es bastante pragmático. Pero también hay que decir, que contra rivales inferiores, se le trabó la máquina ante rivales “inferiores” como Paraguay y Argentina. De todas maneras, por nómina y funcionamiento, no debería tener problemas para vencer a una Argentina caótica  y con la salida de Uruguay, se mantiene como firme candidato a la Copa.

 

Una gran oportunidad para dos

Miércoles 03 de julio, 7:30 p. m. (horario de Ciudad de México)

Estadio: Arena do Gremio, Porto Alegre

Árbitro: Wilmar Roldán (Colombia).

 

Ni  Perú ni Chile se veían en estas instancias. Países con temas históricos por situaciones por la frontera y por la autoría intelectual del pisco, se encuentran en semifinales, a puertas de un final feliz.

Chile, con una generación que pasa los 30 años y que va de salida, va por el hito de las tres Copas América consecutivas, aunque la misma Conmebol diga que la Centenario “no vale”.

La escuadra austral, con mucho oficio maniató a su par colombiana. En sus filas hay un Arturo Vidal que vale por mil, que se entrega demás. Es un equipo que tira bien del carro y es muy emocional, por lo que una buena buena dosis de motivación puede ser suficiente para dar cuenta de un rival.

Perú, llegó a cuartos de final con un bulto lleno de goles y pocas esperanzas. Brasil le clavó 5-0 y pasó como mejor tercero en  competencia con otros que tenían solo dos unidades. Aparte, Uruguay se veía inmenso.

Lo que llenó de esperanza a los incas es que se repitió el once que fue al Mundial y que ganó allí a Australia 2-0. Un 4-2-3-1 que despertaba ilusiones recientes. El retorno de André Carrillo fue fundamental. También la suerte y la actuación de Pedro Gallese, deteniendo varios penales.

Acá, Chile se ve un poco superior y más sólido. Un partido de resistencia como planteó Perú a Uruguay rara vez se repite. Sin embargo, su Perú decide ser ofensivo, se equilibran un poco más las fuerzas.

¿A quiénes ves en el Maracaná disputando la final? Si algo tiene esta Copa América, es que ha sido impredecible.