Democracia em Preto e Branco: Fútbol contra la dictadura en Brasil

En los 80, con Brasil sufriendo desde una férrea dictadura militar, el Corinthians de Sócrates emprendió una revolución que se sumaba al clima de cambio propulsado por la sociedad. Por la amnistía, las huelgas de los trabajadores, la militancia estudiantil y la irrupción de una rebelde escena musical. Una utopía futbolística que nació con el objetivo de democratizar el club pero que acabó significándose como el emblema de la lucha del país por la recuperación de la libertad pérdida. Esta es la historia de la Democracia Corinthiana, la historia de “Democracia em preto e branco” (Democracia en Blanco y Negro).

El colapso de Brasil provocó que los candidatos al poder Sport Club Corinthians Paulista se interesaran por una mayor progresión incondicional con otros tiempos . El catalizador de este cambio vendría primero a través de la figura de Sócrates , un jugador elegante, inteligente, letrado e inconformista, pero aún sin rumbo, sin rumbo para luchar.

Este paradigma cambiaría con la incorporación del lateral Wladimir. El chico de piel negra siguió las huelgas en ABC Paulista, luego se vio a sí mismo como un trabajador de la pelota. A partir de ahí, comenzó una discusión más profunda sobre los derechos civiles, todavía en la plantilla de un equipo de fútbol. El último factor para que el grito se completara vendría con la juventud, con Walter Casagrande Júnior , el delantero centro de tan solo 19 años, quien trajo la polémica del Rock’n Roll en postura, pelo y piel al campo, alto.

Fútbol, democracia y goles

Bajo la tutela del director técnico -y también sociólogo- Adilson Monteiro Alves y Sócrates , comenzó lo que el afamado periodista Juca Kfouri y el publicista Washington Olivetto nombrarían como “Democracia Corintiana” , donde todos tenían el mismo poder de voto y peso. Jugadores como Zenon , Wladimir y Casão estaban politizados y ayudarían a romper los paradigmas de la concentración previa al juego y la buena juventud como método de tratar el deporte. La civilización del equipo de Parque São Jorge no fue necesariamente moralista, al contrario: fue evolucionada, madura, sabiendo bien lo que se quería.

Lee también   ¡Pregúntale a... Patty López de la Cerda!

Un buen documental brasileño sobre los llamados “años de plomo” y “apertura política”. “Democracia en blanco y negro” está ubicado aprincipios de la de 1980, cuando la dictadura militar en Brasil ya se mostraba tambaleante. Esto se debe a que en ese momento aparecieron varios movimientos sociales para cuestionar el poder de los grandes empresarios y generales.

Las huelgas en ABC São Paulo lideradas por líderes como Lula, por ejemplo. El auge del rock local, cuya letra en portugués de alto tono crítico y cuestionamiento al régimen, constituyó otro núcleo de resistencia. Y el eje principal del documental: un equipo de fútbol de São Paulo, que se unió y logró establecer una isla de resistencia en el club que defendían y en el país en el que vivían. Un club de fútbol cuyo líder de equipo era un Sócrates brasileño … Fue la famosa “democracia corinthiana”, que surgió en un momento en que los corintios estaban presididos por Vicente Matheus, fuertemente ligado a los militares totalitarios.

 

Cultura fútbol en Brasil

También se recordó la importancia del surgimiento del rock en portugués. Grupos como Ultraje a Rigor, Titãs, Paralamas do Sucesso, Ira, Barão Vermelho y Plebe Rude escribieron letras de canciones de protesta muy críticas, siendo fuertemente reprimidas por la censura, incluso en tiempos de democracia posdictadura.

“Democracia en Blanco y Negro”, dice la crítica brasileña, es una película fundamental, sobre todo para las nuevas generaciones que no saben nada de la dictadura militar, no comprenden la importancia de participar en unas elecciones y no saben qué es el buen fútbol o la buena música y su influencia en movimientos sociales.

Un plato completo para los amantes de la política, la libertad, la democracia, el rock y el buen fútbol. Una película de 2014 dirigida por Pedro Asbeg y con testimonios valiosísimos, ha triunfado en festivales de fútbol, como el “Thinking Football” de Bilbao. Muy recomendada para entender parte de la historia moderna de Brasil.