La lesión del nuevo pupilo de Aguirre

Sergio Ramos será recordado alrededor del mundo por muchas y muy diversas razones como su aporte a la selección español y Real Madrid o su complicada relación con el fair play, en Egipto seguro nunca lo olvidarán por la lesión de Mohamed Salah; respecto a esta lesión existen dos corrientes: los que aseguran que se trató de una jugada futbolera y la lesión fue únicamente obra de la casualidad, por otra parte se encuentran los que afirman que la lesión se debió a una maniobra casi de artes marciales realizada por el judoca Sergio Ramos, pero “haiga sido como haiga sido” el caso es que el egipcio sufrió una luxación acromioclavicular producto de esta jugada, el desenlace todos lo sabemos, estuvo ausente el primer partido del mundial y posteriormente pudo incorporarse.

 

Inicialmente es menester hacer una pequeña descripción acerca del hombro. El hombro es entonces la porción del cuerpo donde se une el brazo con el tórax, está formado por tres huesos: clavícula, omóplato o escápula y el húmero, además naturalmente de diversos músculos y ligamentos.

Hola, soy el hombro, y soy alcohólico

 

El hombro entonces está compuesto por dos articulaciones: la escapulohumeral, esternoclavicular y  acromioclavicular. De estas tres la involucrada en la lesión de Salah fue evidentemente la acromioclavicular, esta articulación se llama así porque precisamente une al acromion, región de la escápula y a la clavícula, esta unión se da mediante el ligamento acromioclavicular de dos porciones y los coracoclaviculares, conoides y trapezoide. Esta articulación se encarga de diversos movimientos como la rotación de la clavícula, elevación anterior y posterior, y descenso del brazo.

 


¿Qué es entonces una luxación acromioclavicular?

El término luxación hace referencia a la pérdida de contacto entre dos superficies articulares, es decir, lo que se conoce como una “dislocación”, esta separación suele darse en el contexto de traumatismos, aunque puede haber otras causas. El mecanismo de lesión suele por caída sobre un punto del hombro, o con menor frecuencia, sobre el brazo hiperextendido.

Dependiendo de la gravedad de la lesión puede haber desgarro de ligamentos y los pacientes suelen experimentar dolor y sensibilidad en la articulación del hombro de manera inmediata.

¿Cómo se diagnostica?

Lee también   Todos los partidos del 22 al 28 de diciembre

Generalmente es suficiente con una radiografía además de los síntomas y antecedentes que nos mencione el paciente. Con base en los resultados de la radiografía existe una clasificación en 3 tipos y 3 subtipos más. Cuando es muy grave suele haber además fractura de clavícula, lo que a su vez condiciona un mayor tiempo de recuperación.

Tipo I: Sin alteración de la articulación

Tipo II: Subluxación con cierta superposición de la clavícula y el acromion

Tipo III: Luxación completa de la articulación, generalmente porque el ligamento coracoclavicular se desgarra

*Tipo IV: desplazamiento posterior de la clavícula distal
*Tipo V: Desplazamiento superior de la clavícula distal
*Tipo VI: Desplazamiento inferior de la clavícula distal
**Tipos IV, V, y VI son variantes del tipo III.

¿Qué tratamiento requiere? Y ¿Qué pronóstico tiene a futuro?

Como la gran mayoría de lesiones deportivas existen dos modalidades mayoritarias de tratamiento, el manejo conservador y el quirúrgico; esto depende en ocasiones de la clasificación de la lesión, las tipo I y II no suelen tener manejo quirúrgico. El tratamiento conservador se compone del control del dolor, ejercicios de fortalecimiento, actividades funcionales y regreso a la actividad deportiva.

El pronóstico suele ser bueno cuando se lleva el tiempo adecuado de recuperación que varía desde 3 hasta 16 semanas dependiendo del manejo provisto, como complicación existen pacientes que se quejan de dolor crónico en el hombro y que puede durar meses o años, se trata también de una lesión que suele darse en deportes de contacto y no tanto en el ámbito futbolístico.

Esto fue todo en esta ocasión, esperemos que la recuperación de Salah continúe en franca ascendencia y que pueda regresar lo más pronto a su mejor nivel para verlo brillar en Liverpool. Pero principalmente para verlo brillar en la banca cuando Aguirre lo banqueé para meter al Bofo Bautista o Guille Franco. Yo fui el Dr. Sapiens y les deseo una excelente semana.

Bibliografía

D.N. Collins Disorders of the acromioclavicular joint C.A. Rockwood, F.A. Matsen, M.A. Wirth, S.B. Lippitt (Eds.), The Shoulder, Saunders, Philadelphia (2004)

A.M. Phillips, C. Smart, A.F.G. Groom Acromioclavicular dislocation: conservative or surgical therapy Clin Orthop Relat Res., 353 (1998), pp. 10-17