Diagnóstico de: Pikolín Palacios.

Otra semana, otra clase con su doctor favorito. Bienvenidos sean mis amados sapiens, a la sección cultural de su humilde servidor.

El día de hoy, hablaremos del futbolista más atractivo del futbol mexicano: Alejandro “Pikolín II” Palacios y su contusión cerebral.

Probablemente lo recordarán: Jornada 11, partido contra Puebla, cuando Pikolín II en una de esas grandes proezas que tiene estilo Jorge Campos, salió por un balón y chocó con su hermano (no, no crean todo lo que dicen, les juro que NO fue contra un tronco). Inmediatamente salió del campo.

10888091_10152549317382116_837235601_n
¿Qué le pasó?

Lo que tuvo fue una conmoción cerebral, la cual se define como una lesión cerebral menor, adquirida, consecuencia de un trauma. Comencemos la clase:

Nuestro cerebro es un órgano extremadamente delicado, lleno de vasos sanguíneos, los cuales pueden ser tan delgados que al mínimo toque se rompen y sangran. Afortunadamente, está asegurado por nuestro cráneo, hueso puro y duro, que lo protege. Cabe aclarar, que dentro de nuestro cráneo, el cerebro no es inmóvil, existe un espacio libre entre el hueso y el cráneo.

Las conmociones, son consecuencias de traumatismos: caídas, golpes o desaceleraciones, que provocan un movimiento brusco del cerebro dentro del cráneo, golpeándolo en su interior. El golpe debe de ser lo suficientemente fuerte para que suceda éste fenómeno, el cual trae consigo la ruptura de los microvasos, causando hematomas (lesiones sangrantes), las cuales, entre otras cosas, provocan la inflamación del cerebro.

Cuando un órgano cualquiera se inflama, aumenta su tamaño libremente, sin embargo, el cerebro no tiene esa oportunidad por que el cráneo se lo impide, provocando que la presión intracraneana se eleve, esto causa los síntomas conocidos: confusión, dolor de cabeza, pérdida del conocimiento, pérdida de memoria.

Lee también   10 Curiosidades de... Yasser Corona

Dependiendo de la gravedad, encontraremos síntomas como convulsiones, afección de la lucidez o incluso coma.

El tratamiento consiste básicamente en dar reposo y calmar el dolor. Evitar a toda costa aspirina y sus derivados (o sea todo lo que tenga ácido acetil salicílico, palabra para las pollitas), pues, aunque es analgésico, uno de sus efectos es evitar la coagulación, por lo tanto, sangraría más el trauma, aumentando el riesgo de gravedad.

La rehabilitación es corta, termina en cuanto el jugador deje de sufrir molestias. Sin embargo, uno de los problemas es la falta de confianza, por lo cual los muchachos juegan con su coqueto casco que además de proteger contra una eventual segunda conmoción, y que luce muy sensual.

Otros jugadores que han sufrido este tipo de lesiones son Petr Cech y Cristian Chivu.

10912925_10152549314332116_1554417778_n

Espero les haya resultado explicativa la sección de hoy, dejen sus preguntas aquí abajo y no duden en hacer peticiones sobre qué les gustaría ver por aquí.

Los amo.