Dirigentes, decencia y wines: la colección mordaz de Dante Panzeri

Montaje por Libros Fútbol Argentina

 

El fútbol moderno no existe. Solamente existe el fútbol en dos escalas cualitativas: bueno o malo. Así de moderno, así de tajante y provocativo, así de claro fue siempre, a lo largo de sus casi cuarenta años de carrera periodística, Dante Panzeri (Rosario, 1921 – Buenos Aires, 1978). El más radical de los periodistas deportivos que dio Argentina fue también el más brillante y el más prolífico, y por eso, fuera de los dos libros que dejó escritos, el legendario Fútbol, dinámica de lo impensado (1967, citado hasta la saciedad por los medios) y Burguesía y gangsterismo en el deporte (1974), este Dirigentes, decencia y wines (según Panzeri, las tres cosas que le faltan al fútbol argentino) bucea entre miles de textos producidos para diarios, revistas, programas de radio y hasta boletines de circulación privada para ofrecer un muestrario fuera de serie, que por sí solo es capaz de establecer una cátedra de periodismo y a la vez sirve como necesario modelo para ver, amar y defender el deporte.

El autor de Dante Panzeri, dirigentes, decencia y wines, Matías Bauso, es escritor y abogado. En la primera parte de este libro publicado por editorial Sudamericana, se dedica a examinar y profundizar sobre distintos aspectos de la vida profesional de Panzeri en su condición de periodista, recorriendo diferentes lugares, inclusive investigando archivos en la biblioteca del club Quilmes de Mar del Plata -perteneciente ese material al Círculo de Periodistas Deportivos-, que se constituyen en la fuente principal de este libro. Panzeri, por otro lado, había acumulado artículos periodísticos -propios y ajenos- documentos, sentencias judiciales, cartas de lectores, guiones de sus participaciones en radio y televisión, ordenándolos según dos criterios: temático y cronológico (dentro de cada tema).

Lee también   ¡Basta!
El autor también escribió un buen libro de fútbol llamado «La Historia Oral del Mundial del 78»

Su estilo tan especial de desarrollar su labor periodística determinó que fuera perdiendo amigos a tal punto que a su velorio fueron pocas personas del mundo del fútbol y del periodismo. Estuvieron su familia, algunos colegas y amigos de otros ámbitos. “Los fastos oficiales, las necrológicas laudatorias y las multitudes son para los muertos consagrados e inofensivos”, escribe Bauso. “Panzeri murió de esa forma: sin apoyos, relegado, sumido en la oscuridad y la incomprensión. Uno de los precios por no ceder, por ser fiel a sí mismo hasta el final”.

En síntesis, una obra periodística, la del escritor Matías Bauso, que vale la pena conocer para mantener en la memoria la obra de un periodista que nunca supo callar.