Todos sabemos la historia de Alex Ferguson, que fue de un éxito tras otro. Pero, si nos desplazamos lo suficientemente atrás en la historia,a los inicios, encontramos algún capítulo más digno de un entrenador cualquiera. Como la vez que lo corrieron.

El día que corrieron a Alex Ferguson

Fue en 1978. Ferguson dirigía al St Mirren, equipo al que había llegado 4 años antes. En ese tiempo, pasó de estar en el fondo de la tabla de tercera división a ser un inquilino de primera (previo título en segunda división). Su equipo destacaba por promediar 19 años de edad y practicar un futbol ofensivo.

Su rendimiento lo puso en la agenda del Aberdeen, club del que había rechazado una oferta la temporada anterior. Eso, sumado a un carácter complicado, hizo que las cosas se pusieran difíciles al final de su estancia con el Mirren.

Las versiones son varias, y más de una es cierta: tenía una relación tensa con la secretaría del club, a la que ni le dirigía la palabra, excedía su autoridad dentro del club otorgando pagos a sus jugadores, que había ofrecido a jugadores y asistentes irse con él al Aberdeen…

Finalmente, el club tomó la decisión y lo despidió sin más vueltas. El joven entrenador contraatacó con una demanda por despido injustificado que no procedió. Lo último que le dijo su expresidente, Willie Todd, fue que no tenía habilidad para ser entrenador.

Finalmente, todo continuó. Aberdeen firmó a Ferguson tal y como tenía previsto, llevándolo a la etapa más exitosa de la historia del club, con 10 títulos (incluyendo dos continentales). El resto es historia, y conocida.

Lee también   Power Mexicano|25/09/2014