Flamengo y River Plate por la gloria de la Copa Libertadores

El momento ha llegado. La primera final única de Copa Libertadores se jugará en Lima y juntará en la definición del torneo de clubes más importante de Sudamérica a un brasileño y un argentino, casualmente, los países que mejor exponen el fútbol en el continente.

River Plate, flamante campeón defensor no parte como favorito ante un blindado Flamengo que domina a placer la liga local. Son dos titanes que buscarán la supremacía de la región Conmebol.

El equipo ‘millonario’ y el ‘rojinegro’ se enfrentaron, de manera oficial, doce veces en su historia. El saldo de esos duelos es favorable para los argentinos: River tiene seis triunfos contra solo tres victorias del Flamengo, además de tres empates.

No obstante,  en Copa Libertadores, la ventaja pasa a ser brasileña y River nunca le ha ganado. De los cuatro duelos oficiales, Flamengo ostenta dos triunfos y dos empates.

Bajo el marco de la final única (y luego de los vergonzosos acontecimientos que llevaron la final a Madrid entre River y Boca), que fue mudada de Santiago a Lima, Conmebol espera dar un salto definitivo de calidad en cuanto a espectáculo.

El anillo al MVP de la final

Será un partido televisado para 169 países, con concesiones especiales para aviones y cruceros. Habrá un show al estilo “Superbowl” en el que Anitta, Tini, Sebastian Yatra, Fito Páez, Turf (agrupación que interpretará temas de River) y Gabriel O Pensador (rapero que interpretará temas del Fla) animarán la previa de la velada. Se incorporan más detalles, como un anillo de oro al mejor jugador del partido (cortesía de Bridgestone) y varios elementos más que seguramente nutrirán el espectáculo.

Esta final única ya ha agotado todas las entradas y ha superado la prueba de desplazamiento de aficiones, algo sobre lo que se tenía duda en Sudamérica, por las distancias y por las economías de la región.

Marcelo Gallardo, el «Napoleón» conquistador de casi todo para River

Al juego

River Plate vive su mejor momento histórico de la mano de Marcelo Gallardo. Nada más ganarle la final a Boca en 2018 le hace imborrable y además, para abusar más de su eterno rival, este año le eliminó en semifinales. Los números son bestiales: en cinco años de gestión, gallardo ha ganado 10 finales de 14 que ha disputado, incluyendo una Copa Sudamericana y dos Libertadores.

En el torneo local va cuarto, con 24 puntos a uno de Boca. La liga es el único trofeo (junto al Mundial de Clubes) que le falta conquistar a “Napoleón” o “Muñeco”, como se le conoce a Gallardo. Su especialidad son los torneos de “mata-mata” y ha puesto todo el corazón de nuevo en la competencia continental.

En Libertadores solo perdió 1-0 ante Boca y era la vuelta tras una ida favorable 2-0. Fueron 12 compromisos camino a la final en los cuales, en siete no recibió goles.

Enzo Pérez, primordial en el eje del equipo

El cuadro millonario tenía el susto de tener lesionado en el hombro a Enzo Pérez, pero viajó con el equipo y seguramente llegará al compromiso. El atacante Matías Suárez también viajó, pero tenía ciertos problemas en el tobillo. Salvo sorpresa, todos serán titulares.

En buen momento se encuentran Rafael Santos Borré con siete goles y una asistencia liga, más par de dianas en Libertadores, al igual que Nicolás de la Cruz, con cuatro y cuatro en asistencias y goles de la liga, más tres goles en Libertadores. Demás está recordar lo buen portero que es Franco Armani, lo que aporta Enzo Pérez en la mitad de la cancha y lo sólida de la defensa.

Gallardo para el partido pasaría a jugar con línea de cinco en el fondo para intentar parar  el ataque mortífero de Flamengo encabezado por Gabigol y se decantará por los que tengan mejor presente, aún significando dejar fuera a “pesados” como Leonardo Ponzio, Juan Fernando Quintero y Lucas Pratto.

Lee también   “Uruguay tenía un futbol bastante loco”: Francescoli

Más que línea de cinco, será un 3-4-1-2 (Palacios de enganche, Borré y Suárez de delanteros) que tendrá proyecciones limitadas de los carrileros. En cinco años, más del 90% de los partidos los defendió con línea de cuatro.

Gabriel o «Gabigol», la bestia anotadora del Flamengo

Gigante que despertó un portugués

Flamengo, por su parte, es el equipo más popular de Brasil. 40 millones de “torcedores” avalan el mote de “O Mais querido”.  “O Mengao”, que solo ganó la Libertadores  en 1981, ha armado un equipazo para no solo dominar su país, también el continente.

Viajó tranquilo a Lima sabiéndose virtual ganador del “Brasileirao”: Es líder con 81 puntos, 13 más que el perseguidor Palmeiras y con 15 puntos por disputarse. El portugués Jorge Jesús llegó para revolucionar este equipo y hacerlo una verdadera máquina.

Jorge Jesús no arrancó la temporada. De hecho, tras una discreta actuación de Abel Braga, Flamengo le echa y aprovechando la pausa de la Copa América, el portugués asume para el remate del año.  El técnico que ganó todos los torneos de Portugal con Benfica, en poco tiempo de trabajo le dio un perfil europeo a un cuadro sudamericano. En Libertadores, empezó a andar en octavos y despachó a Emelec, Internacional y Gremio, con 5-0 incluido en una semifinal.

Hay que remontarse a agosto  (3-0, ante Bahía) para buscar la última derrota del rojinegro. Son 25 partidos sin conocer la derrota en todas las competiciones, con balance bestial de 20 triunfos, cinco empates y 13 arcos en cero. En 13 juegos marcaron  dos o más goles, con la vulgaridad de 56 dianas anotadas en esa racha brutal.

Detrás de esta tromba de goles, hay un tridente que genera fútbol e infla estadísticas. Empezando por el goleador, estrella y candidato a mejor jugador de la Libertadortes Gabriel Barbosa, Gabigol.  Este jugador, que fracasó en Inter  y Benfica, de regreso a Brasil ha explotado. En el Brasileirao cuenta 22 goles y siete pases a gol; En Libertadores también es líder realizador con siete dianas. Una máquina, aunque tiene un defecto: “Me preocupa, emocionalmente tiene muchos problemas”, ha dicho su DT, Jorge Jesús.

Pero Flamengo no es solo este atacante. También Bruno Henrique tiene números de ensueño (cinco goles y cinco asistencias en Libertadores, 18 y 4 en el Brasileirao), más el generador de juego, el enganche Georgean de Arrascaeta, quien en liga tiene 11 goles y 10 pasegol.

Si la cosa va a penales, tienen en el arco a un portero peculiar en ese rubro. Diego Alves  jugó para el Almería y el Valencia y  se convirtió en el hombre récord de La Liga al tapar 22 de los 47 que le patearon y fueron al arco (hubo dos que salieron desviados). Es decir, casi el 50%, incluyendo atajadas a Messi y Cristiano Ronaldo. De hecho, desde 2007 (cuando empieza a ser portero titular en España) hasta hoy, contando su paso en Brasil, ha  detenido 32  envíos de 77  según recuento de la empresa de estadísticas Opta.

El once de Jorge Jesús se puede recitar de memoria: Alves;  Rafinha, Caio, Marí (ya recuperado de sus dolencias), Filipe Luis; Arao, Ribeiro, Gerson; De Arrascaeta; Gabigol y Henrique. Pasa del 4-4-2 al 4-3-1-2 dependiendo de la influencia de De Arrascaeta, haciendo de nostálgico enganche o pasando a jugar por una banda.

Los centrales son seguros; los laterales pisan mucho el área rival y Arao, es hoy uno de los mejores volantes cinco del continente.

Flamengo luce favorito ante el actual campeón. Sin embago, River Plate tiene la casta de “copero” que puede inclinar la balanza en cualquier momento.

COORDENADAS

Flamengo-River Plate

Sábado, 23 de noviembre. 2:00 p. m. (hora de México)

Árbitro: Roberto Tobar (Chile).

Estadio: Monumental, Lima.