Joao Cancelo, Guardiola y la redefinición del lateral

«A veces, incluso aparece como el número 10. Es una locura verlo jugar. Joao Cancelo también tiene movilidad y velocidad. Cuando el City tiene la posesión del balón, Cancelo prácticamente se convierte en pivote. Son tres en defensa y él se suma al medio campo. Es una locura»

La frase la pronunció el analista de TV y exfutbolista Río Ferdinand, luego de que Cancelo se devorara al Gladbach en febrero por la Champions. Cancelo es el último invento de Pep Guardiola en su City, es la redefinición del lateral.

Es un lateral que ha soltado el monótono trabajo de recorrer la banda, de arriba a abajo. Le ha resultado a Guardiola por la izquierda y por la derecha. Tiene una resistencia física notable, pues se une como un elemento adicional para el ataque y para la defensa, está a tiempo.

Aunque no es novedad, porque cada vez hay más laterales que hacen esta función, Cancelo, jugando por el interior de la cancha, hace un juego inteligente, es un enganche más.

Esto, viene de la escuela alemana. Incluso desde Phillip Lahm se viene viendo como los laterales ocupan, en situaciones de ataque, el pasillo interno de la cancha, para ser una opción más de ataque.

Pero, lo de Cancelo es distinto. Llega a la zona ofensiva, por dentro, como un generador de juego más, como un pasador más. No es un número y ya. Es un elemento realmente influyente en el sistema ofensivo del City.

Descubriendo sus capacidades

Tras un turbulento paso por la Juventus, el lateral aterrizó en Manchester en el mercado del verano de 2019. Sin muchas luces pero buscando que, con su llegada, las soluciones al gran problema defensivo del City se vieran disminuidos, el comienzo para Cancelo no fue sencillo.

La temporada pasada no tuvo mayor protagonismo. Sin embargo, para la 2020-21, junto al ya conocido trabajo táctico de Kevin De Bruyne, el portugués se ha convertido en objeto de estudio para los analistas del fútbol.

Lee también   Diagnóstico de la lesión de Pedro Gallese

Muy involucrado en la construcción de juego (promedia 94 toques por partido y casi 60 pases completados) está elevando su nivel de juego a un escalón que no aparecía en sus planes. Juntándose siempre al mediocentro y combinando a diferentes alturas, mezclando diferentes tipos de pase y cambios de orientación con precisión milimétrica. En ocasiones hasta se atreve a asomarse vorazmente por la frontal del área.

Cancelo, a través de su pierna más hábil (derecha), ha conseguido mantener constantemente conectados a los cercanos, a los intermedios y a los alejados que se han ido ordenando en torno a sus desplazamientos del esférico a uno y otro lado, y esta cualidad tan pura está siendo un recurso diferencial en un ataque posicional muy rico y variado.

Funciones de Cancelo por el pasillo interior. Guardiola deja línea de tres centrales para resguardar y dejar que el portugués haga su juego. Gráfica de Coach Voice

Hacía falta un cerebro

Nació, como las grandes ideas, de un problema. Con la lesión en esta temporada de Kevin De Bruyne, el gran cerebro del equipo, Guardiola encontró en el lateral la reorganización del equipo en torno a sus capacidades físicas.

Para de alguna manera, poder suplir al belga sin hacer resentir la estructura táctica del equipo, debía haber mucho juego interior. Y Cancelo, un lateral de pocas luces en Valencia y Juventus, entendió la idea y se ha vuelto un objeto de admiración y estudio global.

Cuando regresó De Bruyne, lejos de volver a las funciones lineales del lateral, engranó a ambos en el juego interno, generando ocasiones y teniendo una posición sólida que convierte en este momento al City en el rodillo de Europa.

El mapa de calor de Cancelo en Sofascore habla de bastante juego interno para ser un lateral

Esta temporada cuenta seis asistencias en todas las competiciones que disputa y tres goles, promedia dos pases clave (pases a gol que no terminan en gol) por juego. Tiene una eficiencia de pases de 87%, con 65 pases en promedio por partido. Tiene tres entradas exitosas y dos robos de balón en promedio por juego, y promedia casi dos disparos al arco por juego. Un demonio en la defensa y ataque.

En cinco años en Manchester, esta parece ser la mejor versión del City de Guardiola. Esta tesis sería validada con títulos. Y uno de los pilares de este rodillo, es sin duda, Cancelo.