El futbol japonés es joven: su liga profesional fue fundada en 1993. Antes de ella, la organización y el nivel estaba muy poco desarrollado, aunque su nivel amateur le permitió ganar el Bronce Olímpico en 1968.

Un año antes de la gloria olímpica, nació quien se convertiría en uno de los más grandes jugadores que el futbol nipón dio al mundo. Kazuyoshi Miura nació el 26 de febrero de 1967 en Shizuoka.

Kazuyoshi Miura, el verdadero Oliver Atom

https://laverdadnoticias.com/export/sites/laverdad/img/2018/01/15/kazuyoshi_miura_militx_en_el_santos_de_brasil.jpg_1026485750.jpg

A diferencia de lo que dice medio mundo, su historia no inspiró la conocida serie Captain Tsubasa ni la historia de Oliver Atom. Éste fue creado en 1981 y el ingreso al estrellato de Miura se dio a inicios de los años 90. Sin embargo, su historia evoca al popular personaje.

El interés por el juego le llegó muy joven al pequeño Kazu, pues desde los 6 años ingresó en equipos de formación en su país como el Jonai FC. En 1982 ingresó a la preparatoria y, con ello, al equipo de la institución.

Pronto, Miura decidiría que quería ser un profesional del balón y, considerando el poco desarrollo del futbol en su país más el talento que demostraba frente al marco, decidió lanzarse a la aventura. De esta forman, en 1982 se fue al otro lado del mundo para enrolarse en un futbol potente: Brasil. A los 15 años, se integró a las juveniles de la Juventus de Sao Paulo.

Un asiático en Brasil

Cuatro años fuera de su país, alejado de su familia, le dieron carácter. Y el mismo tiempo en un futbol plenamente formativo lo convirtieron en un jugador como nunca tuvo el país del sol naciente. A los 19 años, firmó su primer contrato profesional: nada menos que con Santos, el equipo de Pelé.

Así, en 1986 debutó con la camiseta del Peixe. Después jugó otro partido y ni uno más, por lo que el mismo año salió hacia Palmeiras. Allí obtuvo más regularidad y marcó sus primeros dos goles como profesional. A partir de ahí, compitiendo con la eterna producción de jugadores brasileños, tuvo pasos por Matsubara, CRB y Coritiba, antes de una etapa igualmente corta pero más productiva con Santos.

La llegada al estrellato

https://i0.wp.com/xiahpop.com/wp-content/uploads/2019/01/Miura-4.jpg?resize=500%2C281

En 1990, con 23 años, hizo las maletas y regresó a su Japón con una oferta del Yomiuri SC, en la por entonces primera división. Allí, en un rol de ataque más elaborado, hizo 15 goles en 56 partidos para enganchar un bicampeonato de liga. Con la fundación de la J League y el cambio de nombre del equipo a Verdy Kawasaki, Kazu explotó: pasó de ser un habilidoso extremo a un goleador prolífico, haciendo 53 goles en 80 encuentros y colaborando en dos ligas más y dos copas.

El rendimiento, y su posterior fichaje a Genoa a mediados de 1994 convirtieron a Miura en King Kazu, la mayor estrella del Japón. La Serie A venía de ser la mejor liga del mundo y él iba a ser el primer japonés en jugar allí.

A la par, empezó a despuntar con la Selección de Japón. Ganó la Copa Asiática de 1992 y participó marcando 13 goles en las eliminatorias rumbo a Estados Unidos 1994. Japón no logró calificar por perder en el último partido.

Llegada a Italia y altibajos

https://pbs.twimg.com/media/DTQJvDvX4AIoKRh.jpg

Tras el sinsabor, le esperaban tiempos difíciles en Genoa. Miura, en plena madurez con 27 años, fue utilizado como volante por la banda la mayor parte de su estancia. También debió dejar las canchas por varias jornadas por una fractura de nariz y una conmoción cerebral. Marcó un gol por su paso en tierras italianas, que no se prolongó porque no se ejecutó la opción de compra.

Lee también   Querétaro vence a Cruz Azul en los últimos minutos

Pero el futbol japonés le quedaba chico. Apenas regresó, empezó a marcar nuevamente y volvió a hacer 53 goles, ahora en 69 partidos. Volvió a ser una bestia con la selección y marcó 12 goles en la eliminatoria de Francia 1998, consiguiendo con ello la primera calificación de Japón al máximo torneo futbolístico. Por entonces, empezaba a convertirse en un elemento que jugaba por los extremos o de volante, pero la Selección no iba a retrasar en cancha a semejante talento goleador.

Con todo, llegaron nuevos sinsabores. Un desencuentro con su entrenador lo privó de ser convocado al Mundial de 1998. Japón no llevó a su mejor jugador y no fue el último lugar en Francia porque Estados Unidos lo hizo peor.

https://i.dailymail.co.uk/i/pix/2015/04/06/12/2751FD5A00000578-3027345-image-m-57_1428320621136.jpg

Poco después, regresó a Europa con el Dínamo Zagreb. Allí vivió la satisfacción de ser campeón de liga y la posible decepción de haber jugado apenas 12 partidos.

La recta final…o tal vez no

Su aventura croata duró un año. Con 32 años, un ciclo cerrado con la Selección y paseado por medio mundo, era hora de pensar en el retiro. Volvió a su país con el Koyoto Purple Sanga pero eso del retiro se puso difícil: marcó 19 goles en 38 partidos antes de pasar al Vissel Kobe.

Allí vivió la última temporada en la que sumó más de 10 goles: 13 en 2001. A partir de ello, con 35 años, empezó el normal declive que, de todos modos, no impedía que siguiera siendo un jugador confiable y versátil.

Un Kazu de 38 años escogió Yokohama de la segunda división como su último equipo. Aún así, se dio tiempo de un viajecito más: a Australia, con Sydney FC, prestado por 3 meses para que jugara el Mundial de Clubes. En el torneo internacional estuvo en dos juegos, pero el casi cuarentón amenazaba con hacer estragos en el país-continente: 4 juegos, 2 goles.

Desde entonces, salvo un ascenso a primera división que culminó con el descenso a segunda, Kazu ha pasado su carrera en un rol mayoritario de suplente, y entrando como volante o extremo.

La vigencia

El tiempo hizo lo demás: cumplió 40 años, 41, 42, 43…y empezó a ser noticia por cumplir 45 años y seguir en activo. De repente se hicieron 46 y 47, con renovaciones anuales de contrato. Y allí, King Kazu regresó a hacer historia, rompiendo el récord de longevidad con cada día que pasa. Anotando un gol con 50 años cumplidos. Hoy cumple 52 y ya tiene un acuerdo por un año más, a la espera de jugar su primer partido de esta temporada.

Salvo Chava Reyes, cuyo caso especial de homenaje lo hizo oficialmente profesional a los 71 años, Kazuyoshi Miura es el jugador más viejo en la historia del futbol y todavía no parece que su vida futbolística se acabe. A pesar de salir del primer plano desde hace 14 años, todo lo que dejó en su mejor nivel merecía ser recordado: máximo goleador en primera división del Verdy Kawasaki. Segundo máximo anotador de Japón con 55 goles en 89 apariciones. La calificación al primer Mundial que jugó su país. La anécdota de ver un japonés en la liga brasileña. Y, si juega hasta 2020, sería el primer futbolista que se desempeñe profesionalmente en 5 décadas distintas. La herencia del Rey Kazu.