La A-League de Australia: La esperanza de los futboleros en medio del Coronavirus

 

Hay que quedarse en casa y hay que parar toda actividad que resulte contagiosa. Esto, si bien es necesario para frenar el crecimiento de una pandemia sin precedentes, a los adictos al fútbol les ha generado una desazón terrible.

Las ligas del mundo se han ido apagando. Primero, las grandes: España, Inglaterra, Alemania, Italia… la semana que pasó, las de rango medio: Rusia, Turquía, alguna que otra de Asia. No hubo más nada que ver en vivo sobre fútbol, salvo algunos países bien exóticos y Australia, la más parecida a nuestros procederes occidentales y aparte, una liga bien estructurada y planificada.

El fin de semana pasado, a pesar de que para el hemisferio el horario se complica, Australia tuvo un repunte en cuanto atención. La Hyunday A-League significó un salvavidas para quienes necesitan consumir fútbol y para las casas de apuestas también, obviamente.

Lo bonito de la A-League es que cuenta con transmisión por YouTube, para que no te sientas sucio ni cochino por ir a enlaces piratas con publicidad pornográfica o de apuestas. Los partidos quedan liberados para los países que no compraron derechos de TV.

Por YouTube, 24 mil personas de todo el mundo vieron a las chicas del Melbourne City proclamarse campeonas de Australia. Sin público, claro

El link del canal oficial te lo damos al final de la nota, para que tengas la caridad de leerla. Lo que sí te adelantamos es que este fin de semana hubo picos de audiencia: el viernes 28 mil personas se conectaron en el streaming para ver al segundo de la tabla, Melbourne City golear 5-0 al West Coast. De sábado para domingo, estuvo disponible la final femenina entre Melbourne City  1-0 Sydney y 25 mil personas lo presenciaron por YouTube. Y el domingo, 40 mil personas vieron al puntero, Sydney, empatar 1-1 con su vecino, West Sydney Wanderers.

La figura y goleador del torneo, Adam Le Fondre (Sydney C) saludando al ¿público? inexistente

Apretar el calendario

Si la ansiedad ya te mata, te decimos que no tienes que esperar a la semana que viene. Ya el lunes, juega de nuevo el segundo, Melbourne City  contra Newcastle Jets a las 2:30 a.m. de Ciudad de México.

El motivo, es sencillo: La A-League no va a parar por el Coronavirus (se juega a puertas cerradas), pero sí quieren acabarla rápido para proclamar un campeón pronto y parar por tiempo indefinido. “Nuestra intención es comprimir el resto de esa temporada. Creemos que esa es una mejor solución con los hechos que tenemos a la mano, en lugar de suspenderla y resolver lo que sucederá con la situación de salud en los próximos meses”, dijo el lunes el director de la A-League, Greg O’Rourke.

El tema es que, a pesar de que se debe jugar corrido casi todos los días de la semana, quedan cuatro fechas y luego, viene un play-off para definir al campeón. Para ejemplificarlo con la tabla actual, Sydney, puntero con 48 puntos y Melbourne City, segundo,  con 40 están “sembrados” en semifinales distintas. Del tercero al sexto, es decir, Wellington Phoenix  (36), Brisbane Roar (35), Perth Glory (31) y Western United (27) jugarían una eliminatoria entre ellos y los dos triunfadores, van a la semifinal con los arriba mencionados.

Lee también   Los azulcremas estrenan equipo profesional de FIFA

Los medios opinan que la liga debe parar o bien, coronar al ganador de la ronda regular, para evitar alargar más el asunto por miedo a los contagios.

Sin casos postivos y entrenando en sitios restringidos, Phoenix debe guardar cuarentena obligatoria

No es que estén tranquilos

La cosa no es que esté controlada en Australia: Con 867 casos positivos y siete fallecimientos contabilizados hay cierre de fronteras y un temor de que la pandemia arrase con tribus y pueblos originarios. Los miembros de esos parajes y aldeas alejados de los grandes centros urbanos registran altas tasas de enfermedades crónicas, viviendas superpobladas y deficientes accesos a los sistemas de Salud.

Y por esto, hay un detalle que entorpece la liga: Wellington Phoenix, con sede en Nueva Zelanda, acordó permanecer en Australia para permitir que la temporada continúe y tiene dos partidos pendientes. Y el Melbourne Victory, por haber jugado contra Phoenix en Nueva Zelanda se tuvo que acoger al decreto gubernamental de que cualquiera que ingrese del extranjero debe estar 15 días en cuarentena. De igual manera está Phoenix en Australia. Ambos deben ponerse al corriente esta semana. Y se quejan porque los rivales tienen ventaja mientras están en cuarentena.

A pesar de todo esto, la A-League se ha convertido en solución global. En la web de Fox Sports Australia se comentó con cierto orgullo que BT Sport adquirió los derechos de los partidos que quedan de liga y los transmitió en Reino Unido y a pesar del horario muy matutino, reportó buenos números.

Al final, todo pende de un  hilo. Hay fans que no respetan las normas e intentan ver por algún agujero a su equipo y eso  aumenta los riesgos de contagio, porque muchos se han reunido en cercanías. Se plantea un plan de contingencia para jugar solo en dos ciudades: Melbourne y Sydney.

La salud y la seguridad de todos los miembros de la comunidad futbolística, incluidos los jugadores, entrenadores, árbitros, voluntarios, administradores y aficionados, siguen siendo de suma importancia. Continuaremos trabajando con el Gobierno y solicitaremos asesoramiento a medida que cambie la situación”, soltó el presidente de la Federación Australiana, James Johnson.

 

Lo prometido: El canal de YouTube oficial de la A-League