La historia valerosa de los futbolistas obreros

El Nottingham campeón de la FA Cup 1959.

Hoy vamos a cruzar la barrera idiomática y lamentamos mucho que este libro no haya encontrado una editorial que lo traiga al español. De igual manera, nos atrevimos a reseñar una hermosa historia relatada de forma magistral.

El libro es inglés y ganó el premio “Willam Hills sport book of the year” en 2005, el premio más prestigioso de la literatura deportiva en Gran Bretaña. Se llama “My Father & Other Working Class Football Heroes” (Mi padre y otros héroes del fútbol de la clase trabajadora) escrito por Gary Inlach.

Es un retrato de aquellos futbolistas de mitad de siglo XX, lejanos a las acaudaladas estrellas de hoy, aquellos que alegraban a miles de personas, pero recibían pésimos salarios e incluso, se proyectaban a ganar dinero haciendo otras cosas

Cuando su padre murió en 2001, Imlach se dio cuenta de que no sabía mucho sobre él. Como muchos de los escritos deportivos, es un trabajo de duelo y decepción, un asombro por lo que medio recordamos y medio inventamos, y un intento de aferrarnos a las pocas cosas que tenemos y compartimos: el torneo,  el partido y el juego.

El autor, el libro y su padre laborando en otras cosas extra fútbol. Gran montaje de Lion Left.

Stewart Imlach era un extremo izquierdo de Lossiemouth: 14 temporadas de fútbol profesional, 423 partidos de liga y copa, incluido el juego en la final de la Copa FA de 1959 para Nottingham Forest contra Luton Town y  miembro del equipo de Escocia que participó en  la Copa del Mundo de 1958.

Su hijo traza con cariño la parábola de la carrera. «La lista de sus clubes siempre había tenido un ascenso y descenso natural: Bury, Derby, Nottingham Forest, pausa por un momento, Luton, Coventry, Crystal Palace. Nueve sílabas arriba, nueve abajo». Y a medida que lee e investiga cada vez más sobre su padre, Imlach obtiene una perspectiva terrible.

Lee también   Mundial de Rusia 2018: Lo que debes saber del Grupo H

Incluso en el momento del mayor triunfo deportivo de su padre, Imlach se encuentra con la miseria. Al parecer, gran parte del equipo de Nottingham Forest, ganador de la FA Cup de 1959, tenía dentadura postiza, y después del partido, el padre de Imlach se olvidó de poner la suya de nuevo, así que recogió su medalla de manos de la Reina con las encías desnudas. Imlach también descubre una copia de «The Forest Cup Story», un programa de recuerdos en el que se pregunta a los jugadores sobre sus planes profesionales futuros. «Bob McKinlay, medio centro: formación para ser mecánico de motores … Stewart Imlach, exterior izquierdo: un regreso al negocio de la carpintería».

Fue una época diferente. En 1955, el salario medio de un futbolista era de 8 libras esterlinas al día; los trabajadores de las fábricas ganaban en promedio,  11. Muchos jugadores vivían en casas club, «los compañeros ya estaban sincronizados con los ritmos y rutinas de los demás antes de llegar al final del mes, donde la plata escaseaba». Entre equipos y temporadas, el padre de Imlach comenzó a trabajar como carpintero o instaló doble acristalamiento.

La historia de su padre le lleva a otros testimonios. Este periodista, asociado particularmente con deportes no convencionales, (trabajó en la cobertura de fútbol americano de Channel 4  y cubre el Tour de Francia desde 1990), nos trae un precioso relato del fútbol que pudiera barnizar con un poco de modestia la desenfrenada farándula adinerada del fútbol de élite actual.

El desdentado «Stewie», protagonista de la historia y conexión a otros relatos