Las ligas «cerradas» del mundo y qué las llevó a jugar con franquicias

A propósito de la propuesta de la Liga MX de desaparecer el ascenso y descenso, y con el temor de que termine pareciéndose a la MLS, creemos conveniente repasar cuales ligas del mundo tienen un sistema de competición por franquicias y qué los llevó a tomar esa decisión.

En la mayoría, hay un denominador común: No son países donde manda el fútbol y la necesidad les obligó a reagruparse y armar un torneo sólido que tuviera empresas sólidas que pudieran atraer público y no palidecer ante los deportes dominantes.
Hay casos en prueba, como esta temporada 2020 de Lituania que apenas tiene seis equipos y no va a haber descenso. También, Canadá, que se animó a hacer una Premier League cerrada con ocho equipos en 2019 y este año no arrancó por el Coronavirus. Tomamos en cuenta a ligas que han rodado un poco y tienen algo que contar.

A-League de Australia

En un país donde los deportes populares son el fútbol australiano y el rugby, al fútbol le costó mucho abrirse campo. Las ligas con formato internacional se desintegraban, e iban más dirigidas a las colonias de migrantes (italianos o ingleses, principalmente), por lo que terminaban desapareciendo los equipos o compitiendo en torneos regionales, donde parecía ser más rentable el asunto. En la 2005-2006 se funda la A-League, con mucho de MLS (límite salarial, jugador franquicia) y al sol de hoy, se puede decir que es un éxito: estadios llenos, equipos populares y que generan ganancia. Hasta hay una filial del Manchester City (Melbourne City) y un equipo neozelandés, el Wellington Phoenix. EL fútbol se redujo a diez equipos, pero diez equipos buenos y el espectáculo aumentó.

Nueva Zelanda

Caso parecido a Australia. Al no tener oportunidad con el rugby y viendo que el fútbol se desvanecía entre torneos regionales se organizaron en una liga cerrada. Desde 2003 se realiza en el verano neozelandés (noviembre a abril) y en principio fueron ocho franquicias, con tres propuestas rechazadas. Hoy son diez y se juega de manera cerrada, abiertos a una expansión si hay equipos que tengan la estabilidad económica necesaria. La liga tiene buena recepción en el público y levantó la competitividad futbolística.

ATK, «socio» del Atlético de Madrid, salió campeón este año

India

En India ocurre el caso más peculiar el mundo del fútbol. Hay dos ligas de primer nivel. Está la Indian Super-League nacida en 2013, que dura el segundo semestre del año y la Liga-I, que abarca el primero, salvo excepciones. El primero es una liga de fútbol espectáculo, en la que fichan a futbolistas de renombre, algunos bordeando el retiro y no tiene descensos y ascensos. Se determina con un play off para el campeón. Suele contar con estadios llenos y mueve mucho dinero. Son diez equipos y genera tanto dinero, que el Atlético Madrid, por ejemplo, tiene participación con el ATK. La I-League prioriza al futbolista local, los clubes son más débiles, pero tienen mayor presencia de locales. Está liga tiene los cupos a las competiciones de la Asian Football Confederation y tiene ascenso y descenso. Hay una disputa con los directivos de la Super League que también se creen merecedores de cupos internacionales. Por cierto, el deporte más popular en India es el cricket.

Lee también   Comité Olímpico estadounidense anuncia cambios por denuncias de abuso sexual

Singapur S-League o Premier League Singapur

Singapur, la isla-estado, con un poco más de cinco millones de habitantes repartidos en el archipiélago, tiene una liga sin descensos ni ascensos por la sencilla razón de que por su tamaño no pueden tener más equipos profesionales a nivel nacional. Se fundó en 1996, cuando sus clubes abandonaron la liga de Malasia para hacer la propia. En su mejor momento, llegaron a 13 equipos. Hoy, son nueve, en realidad siete, porque se invitan a dos de otros países. Brunei DPMM (de Brunei) y Albirex Niigata (de Japón), han sido los invitados de las últimas temporadas para elevar el nivel. Estos equipos no tienen derecho a participar en los torneos de la confederación asiática. Por cierto, el japonés ganó tres ligas seguidas, de 2016 a 2018. Y eso que es la filial sub-23 del equipo japonés que milita en segunda división de ese país. Lo chistoso: La hegemonía la rompió el equipo de Brunei.

Major League Soccer

Es un sistema franquiciado desde su fundación (esta es su temporada 25) que tira a al basura los argumentos con llanto que dicen que le niega el derecho de participar a los demás. Falso. Empezaron con 10 y hoy tienen 26, rumbo a treinta. Claro, el derecho a entrar va más de la mano de cumplir requisitos administrativos que méritos deportivos. Pero no termina siendo cerrado y exclusivo. La liga se da así por los formatos de los principales torneos gringos: MLB, NFL, NHL y NBA, que solo entran nuevos equipos por proceso de expansión. Y al igual que estos, se permite tener entre ellos equipos canadienses. Es la manera que el estadounidense concibe el deporte profesional. Prima la prioridad del espectáculo y la estabilidad económica en las ligas. Le ha funcionado, porque en un país donde el fútbol no manda, hoy se ha vuelto un espectáculo rentable, de gradas abarrotadas y en constante crecimiento. Dejar fuera a equipos que no estén económicamente estables, ser cerrados y selectos se convirtió, entre otras cosas, en motivo de éxito.