Los equipos del «Chapo» Guzmán en el fútbol mexicano

El denominado «Juicio del Siglo» ha llegado a su final, luego de que Joaquín «El Chapo» Guzmán fuera condenado a cadena perpetua en los Estados Unidos, por violencia con armas y narcotráfico.

La condena quizás no despierta mayor sorpresa, tomando en cuenta las atrocidades que cometió en los 30 años que se mantuvo al frente del Cartel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales más peligrosas del mundo.

Sin embargo, el fútbol mexicano, no está exento de los negocios de Guzmán. Desde hace tiempo se ha especulado sobre las irregularidades de algunos fondos que se manejan en el balompié azteca y su posible vinculación al lavado de dinero y narcotráfico.

Pues, la realidad salió a la luz dentro del Juicio, luego de que Tirso Martínez (alías El Futbolista) revelará las inversiones que realizó el Chapo en el fútbol azteca.

Gallos Blancos e Irapuato

Adquirió al equipo en el año 2002, durante su «mandato» el club de Querétaro permaneció por dos temporadas en Primera División. En 2004, la Federación Méxicana de Fútbol, decidió reducir la cantidad de equipos de 20 a 18.

La decisión fue como consecuencia de una sospecha que existía sobre la implicación del narcotráfico en la estructura organizacional que desencadenó en una investigación de la Procuraduría General de la República.

En aquella ocasión, la FMF decidió terminar con la polémica y desapareció al equipo -junto con Irapuato FC-, pagando una cifra de 10 millones de dólares a los propietarios de quién nunca se supo nada hasta que «El Futbolista» lo reveló.

Venados de Yucatán

El equipo del Ascenso MX, hoy en día denominado Venados FC, también formó parte de las inversiones de el capo de la droga, comprando la franquicia por un valor que oscilaba entre los 600.000 y 700.000 dólares.

Lee también   Toluca y Cruz Azul terminaron empatados a uno

No se sabe en qué período específico fue la transacción debido a que esa información no fue revelada. Pero se especula que fue durante el año 2001, etapa en la que desapareció y volvió a resurgir por una temporada bajo el nombre de Atlético Yucatán.

Reboceros de La Piedad

Adquirió la franquicia en la primera década del 2000 por un valor de 2.2 millones de dólares, posteriormente en 2004 cuatro vendió la franquicia por 10 millones de dólares, luego de haber liquidado a todos los jugadores y empleados de la institución.

De ese negocio, Martínez, percibió ganancias de cuatro millones de dólares. Posteriormente, la FMF descubrió sus vínculos con el narcotráfico y le adquirió sus activos por 10 millones de dólares.

Atlético Celaya

El histórico equipo en el que jugó Hugo Sánchez, Míchel y hasta Emilio Butragueño, tampoco estuvo exento del dinero procedente del tráfico de drogas. Ya que fue otro de los equipos en los que el «Chapo» invirtió.

Sus maneras de pago en los clubes, eran algo excéntricas, ya que pagaba los gastos del equipo en efectivo y los directivos paseaban con maletas llenas de dólares y pesos al momento de entregar las nóminas.

Quedó comprobado que el deporte también es utilizado para hacer negocios turbios, como ya lo hizo Pablo Escobar en Colombia. Se desconoce la cantidad de dinero mal habido que pudo tener el fútbol mexicano, pero no quedan dudas de que el «Chapo» sentó un precedente vergonzoso para el balompié azteca.

 

Fuentes:Milenio, El Sol de México, Animal Político