Por Francisco J. Núñez de la Peña

En un periódico leí lo siguiente: “La mediocridad del Clausura 2014 queda de manifiesto con sólo ver la Tabla de Posiciones a partir del tercer lugar: Pumas lo consiguió con sólo 25 unidades, menos de la mitad de los puntos en disputa”. Como éstos se distribuyen entre todos, no es razonable medir la calidad de un torneo por el número de equipos con al menos 50% de efectividad. El promedio máximo de todos los participantes –en España o en México– es igual a 50% (cuando no hay empates).

Sin duda, la competencia por los tres primeros lugares ha sido más reñida en España que en México; pero en nuestro país el equilibrio de fuerzas se dio en las posiciones 3 a 7.
En nuestra liga no dominan dos equipos, como ha sido el caso, por ejemplo, en los diez torneos más recientes en Portugal (Porto y Benfica), Escocia (Celtic y Rangers), España (Barcelona y Real Madrid), Inglaterra (Manchester United y Chelsea) y Alemania (Bayern Munich y Borussia Dortmund). En México no hay un duopolio.

Lee también   Pronósticos y antipatías