Te traemos el recuento de los mejores jugadores mexicanos de los 90’s.

Una década diferente, en esta la mayoría de nosotros vivió su infancia o adolescencia. Una époc en la que la globalización cambió al mundo y las redes de comunicación comenzaron a avanzar. El arte comenzó a evolucionar.

La música Grunge era un grito desesperado para una juventud descontrolada, tomó más fuerza el Hip hop, el Rap y hasta el Pop. Las bandas internacionales llegaron y se fueron. Las consolas comenzaron a ser verdaderos centros de entretenimiento caseros codiciados y arrebatadores de tiempo. SEGA y Nintendo dominaban el mercado. Pero nadie estaba listo para la revolución que haría Sony con una consola legendaria, casi perfecta y que aprovechó lo mejor de todas las invenciones previas para darnos uno de los mejores y más innovadores sistemas de videojuegos de la historia. El Play Station cambió el significado de juego de video para siempre.

Quentin Tarantino revolucionaba el cine con “Pulp Fiction” y “Perros de Reserva”. “El Club de la Pelea” creo varios cuestionamientos a la sociedad y las distopías comenzaron a tener sentido. Nos dimos cuenta de que las historias podían ser contadas de otro modo. Llegó Pixar para revolucionar la forma de hacer cine y demostrar que las computadoras también tenían alma. Las series estadounidenses comenzaron a atravesar la frontera, a la vez que toneladas de Ánime nos invadían. Conocimos Japón gracias a Óliver, Benji, Gokú, Siya, Serena y Sakura. La globalización estalló y eso que el Internet seguía en pañales.

En el futbol también hubo cambios, la ley Bosman permitió a los jugadores más libertades para fichar y nacieron o murieron grandes dinastías. El libre mercado futbolístico cimentó una disparidad que crecería día con día y la inflación de precios que nos abruma al momento. En México nos dimos cuenta de que pasar de fase de grupos era posible aún fuera de casa y comenzó una tradición que nos sigue hasta hoy. Fuimos invitados a la Copa América y casi nos quedamos con ella, surgió la Copa Oro. Muchos de aquí lloraron por su primer trauma mundialista. ¿Qué mexicanos fueron los más destacados en la década de la evolución?

8.- Benjamín Galindo (1960).

Nada más le decían “Maestro” Por las clases que impartía a la hora de pegarle al balón. Un hombre que le pegaba de manera magistral con ambas piernas. El segundo jugador con más partidos en la Liga Mexicana (700). Jugó en Chivas, Santos , Pachuca y Cruz Azul, y ganó al menos un título de Liga con cada equipo. Estuvo en la primer Copa América de México y fue mundialista en 1994, cuando por fin pasamos la fase de grupos fuera de casa. Se retiró a los 41 años, y dicen que todavía le pega tan bien como en sus mejores tiempos.

7.-Luis García (1969).

El niño Artillero del futbol mexicano fue campeón de goleo a sus 21 años y refrendó el título al año siguiente (1991-1992). Lo que le valió un fichaje por el Atlético de Madrid en 1992. Con 17 goles, fue el mejor debutante mexicano en Europa en la historia. Durante los noventas fue el delantero con más talento y visión en México. Sus remates de media vuelta eran reconocidos, anotó dos goles a Irlanda en un mundial y eso nos permitió avanzar de ronda en 1994. Luego de viajar por España, pasó por América, Chivas y Monterrey. Fue campeón de goleo con los Potros en el Invierno 97 y campeón de goleo en la Copa América 1995. Jugó 79 veces con la selección de 1990 a 1999 y marcó 29 goles, los mismos que Hugo Sánchez.

6.- Carlos Hermosillo (1964).

El Gigante de Cerro Azul comenzó en América, pero en los 90’s se convirtió en ídolo del Cruz Azul gracias a su talento nato para anotar goles. Llegó a La Noria en 1991, tras una aventura con el Standard de Lieja. A pesar de su pasado azulcrema, fue en Cruz Azul dónde verdaderamente brilló con intensidad deslumbrante. Tres campeonatos de goleo seguidos (1994-1996), dos juegos en el mundial de 1994. Su remate de cabeza era imparable y su fortaleza física lo hacían un delantero imparable. Anotó 196 goles con Cruz Azul antes de irse un al Necaxa (1998), anotar otros 13 goles y consagrarse como campeón. Gracias a una falta de Comizzo sobre él Cruz Azul ganó su último título, en 1997.

Lee también   3ra. Ronda - Duelo #1: Kary Correa Vs Jimena Sánchez

5.- Claudio Suárez (1968)

El Emperador es otro futbolista de la lista forjado en la cantera Puma. Comenzó como centro delantero, pero pronto se dio cuenta de que lo suyo era la defensa central. Debutó en selección en 1992 y desde ahí sería inamovible en la defensa central del Tricolor, siendo el jugador con más partidos en la selección. Titular en cada uno de los partidos mundialistas de México en esa década. Tenía un timing perfecto y era casi imposible ganarle un mano a mano.

 

4.- Luis “Matador” Hernández (1968).

El canterano de Cruz Azul que tuvo que salir del equipo por la llegada de Hermosillo. Fue un trotamundos y sólo en Necaxa brilló a nivel de clubes. Pero sus mayores gglorias las haría en la selección nacional, en dónde siempre ponía el corazón y el orgullo por delante. Era un jugador con ímpetu, con garra y con ambición infinita, nunca daba un balón por perdido y de frente al marco era casi infalible, por algo le decían “Matador”. Máximo goleador mexicano en mundiales, con 4 tantos, todos realizados en Francia 1998. Su gol contra Holanda en los últimos minutos ha sido uno de los más emotivos y gritados en México. Terminó con 35 goles en 85 partidos, como uno de los mayores goleadores de la historia nacional.

3.- Ramón Ramírez (1969).

A Ramón Ramírez una temprana lesión lo alejó de las canchas por un año, pero se repuso y logró convertirse en uno de los mediocampistas más espectaculares y queridos por la afición mexicana. Leyenda en Chivas, dónde consiguió un campeonato y dejó cientos de pinturas para el recuerdo. En 1991 fue considerado el mejor debutante de la Liga Mexicana y desde entonces fue llamado a la selección. Mundialista en 1994 y 1998. Era versátil, podía jugar de Carrilero izquierdo y de lateral, sus centros eran muy precisos y durante 10 años fue titular indiscutible con la selección.

2.- Cuauhtémoc Blanco (1973)

El creativo mexicano más talentoso de la historia nació en el barrio de Tlatilco y era aficionado al box. Debutó en 1992 con el América y se tardaría un par de años en despuntar. Pero para 1998 ya era el referente nacional en la media cancha, su “Cuauhteminha” y su pase de espalda son marcas registradas. Técnica precisa, drible fantástico, buen disparo de media distancia y una picardía única en este deporte. Pocos futbolistas han nacido con su inteligencia y visión de campo. Marcó uno de los mejores goles de México en la historia de los mundiales al cambiarle el paradigma al portero belga y rematar con la izquierda y no con la derecha a un centro por la izquierda de Ramón Ramírez. Así era Blanco, inteligente, pícaro y hábil, pensaba antes de tocar la pelota y sabía exactamente qué hacer con ella. Defensor incansable de la casaca nacional, consiguió una Confederaciones en 1999, dónde fue el goleador y jugador más valioso. Sólo una lesión artera provocada por un trinitario cuyo nombre no recordaremos hoy pudo frenar su magia. El mejor jugador que ha tenido la Selección.

1.- Jorge Campos (1966)

Considerado de manera casi unánime el mejor portero mexicano de la historia. ¿Necesita presentación?

¿Quién fue el mejor? Elige dos

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...