Metegol, heroismo latino de fantasía

Es bueno de vez en cuando encontrar una película como Metegol (2012). Con una mirada muy nuestra, como somos, los latinos, pensemos que somos capaces de hacer cosas como las que se hacen en Hollywood, tener actos heroicos.

Es una historia llena de recuerdos, magia, infancia, goles y fútbol inspirada en la novela ‘Memorias de un Wing Derecho’, de Roberto Fontanarrosa. La cinta muestra uno de los mejores lados del director argentino Juan José Campanella, una de las figuras más notorias del cine austral, que en 2009 se llevó nada más y nada menos que un premio Óscar a mejor película extranjera con el filme ‘El secreto de sus ojos’. El animado argentino es un producto bien cuidado y digno de exportación.

Metegol en argentina es lo que conocemos en México como futbolito. O ese juego de mesa en el que con unas perillas movemos jugadores. Ese mismo.

El filme narra la historia de Amadeo, un muchacho de un pequeño pueblo cuya vida gira en torno a un futbolito. Este joven tiene dos pasiones en la vida: el juego y Laura, una hermosa niña que le quita el sueño y que es la clásica pareja del protagonista.

Siempre habrá un antagonista y este es Grosso, un muchacho del pueblo de Amadeo que siempre estuvo celoso por las destrezas del protagonista frente a las perilas y por no tener el amor de Laura. Es un antagonista clásico, por lo que su pelea con el héroe define la historia. Es una evocación clásica a Cristiano Ronaldo.

En un momento de la trama, los “futbolistas” de madera cobran vida y cada uno adopta una personalidad cliché de un futbolista: el habilidoso, el defensa rocoso, el que tiene mil cuentos que no ocurrieron… esta parte fue bastante bien trabajada por los realizadores.

Lee también   Futbolista se suicida tras ser rechazado por un club argentino

Lo que pudiera parecer una película para niños, lo termina siendo para cualquier edad. A través del fútbol o futbolito nos cuentan una historia de lucha y sobre todo, con acento latino (bien marcado lo argentino) nos narran una historia interesante, que engancha y que en el aspecto técnico, la animación está bien cuidada. La disfrutarán grandes y chicos por igual.