Nacidos para incordiarse: La vida de rivalidad del Real Madrid y Barcelona

 

 

Ahora que hay mucho villamelón con los duelos Real Madrid-Barcelona, que los estadios se llena más de asiáticos, árabes y turistas que de los propios paisanos blancos y catalanes, el verdadero sibarita del fútbol merece que le cuenten más sobre este pleito irreconciliable e histórico que más allá de una publicidad que te vendieron alguna vez entre Cristiano Ronaldo y Messi.

Alfredo Relaño es periodista español y de los buenos. Director del diario AS, es de los que hurga en la historia y que se devoró miles de partidos antes de que La Liga se convirtiera en un fenómeno global. Un tipo autorizado para describir la historia de enemistad más apasionante del planeta.

“Nacidos para incordiarse: Un siglo de agravios entre Real Madrid y Barcelona” (2012), salió a la venta justo cuanto estos enfrentamientos llegaron a su siglo de batallas. Y va desde los enfrentamientos sin sabor entre 22 jugadores casi todos ingleses, pasando por el franquismo y obviamente, el revuelo actual y lo que significó en su momento Guardiola y Mourinho, Messi y Cristiano.

Relaño en una entrevista

Es un libro polémico y transgresor que destapa algunos de los casos más relevantes de la disputa sin fin entre el Madrid y el Barça: los pleitos de la preguerra, la primera gran bronca (que data, ni más ni menos, del lejano 1916), los casos Di Stéfano y Kubala, las rajadas de Bernabéu, la famosa final de las botellas—en la que la esposa del ministro de Gobernación le dijo al presidente del Barcelona aquello de «Ah, sí, le felicito, porque Barcelona también es España, ¿no?»—, el penalti de Guruceta, las ligas de Tenerife, el fichaje de Figo, el mecherazo a Roberto Carlos…

Lee también   Patrick Cutrone, el delantero sensación de Italia

Se explican situaciones, como el fichaje de Ladislao Kubala al Barcelona y no al Real Madrid: “Lo quiso primero el Madrid y la Federación le dijo a Bernabéu que no se podía por problemas de ficha y demás. Encima le molestó que Kubala quisiera traerse a un cuñado como entrenador, así que desistió y entró en juego el F.C. Barcelona a quien sí que ayudó el régimen echando el resto. Porque era una propaganda anticomunista formidable ya que suponía la llegada de una estrella del balompié que había huido del sistema soviético”.

Y al revés, como el caso Di Stefano: “Di Stéfano tenía la ficha repartida entre dos clubes de Argentina y Colombia, y el Barça solamente llegó a un acuerdo con uno. El Madrid logró desbloquear la situación, aunque el jugador estaba tirado en Barcelona sin poder jugar y esto dio lugar a un conflicto en el que las autoridades deportivas llegaron a plantear que Di Stéfano jugara unas temporadas en el Barcelona y otras en el Real Madrid. Algo que después se desechó”.

Ha tenido muy buena valoración de la crítica y del mundo del fútbol. Por ejemplo, Jorge Valdano opinó sobre él: “El libro resultará muy clarificador en muchos de los sucesos que han alimentado este enfrentamiento. Queda claro que Madrid y Barcelona se necesitan y eso explica la grandiosidad de esta rivalidad».