Noche de paz, el fútbol llegó

Joyeux Noël  (Feliz Navidad en francés, película cambiada en español a “Noche de Paz” ) es una película francesa de 2005 del director Christian Carion. Este drama bélico está  basado en La Tregua de Navidad, hecho real ocurrido el 24 de diciembre de 1914 durante La Primera Guerra Mundial.

El hecho, que ya se ha contado por este portal. La Tregua de navidad es un alto al fuego no oficial ocurrido durante La Primera Guerra Mundial, entre las tropas del Imperio Alemán y las tropas Británicas estacionadas en el frente occidental en torno al pueblo de Ypres (Bélgica), durante la Navidad de 1914, La tregua comenzó el 24 de diciembre cuando las tropas alemanas comenzaron a decorar sus trincheras, luego continuaron con su celebración cantando villancicos, específicamente Stille Nacht (Noche de paz). Las tropas británicas en sus trincheras respondieron con los mismos villancicos en inglés. Ambos bandos se reunieron en La tierra de nadie (zona militar entre ambas trincheras no dominada por ningún lado) e intercambiaron saludos y regalos, celebrando juntos la navidad.

Es el teniente escocés Gordon quien propone el cese al fuego por esa noche, aprobado por los tenientes Horstmayer y Audebert, jefes de los ejércitos alemán y francés respectivamente. El padre Gordon ofrece una misa para todos los soldados, Anna Sörensen canta y todos quedan conmovidos.

Al día siguiente se prolonga la tregua para dar sepultura a los soldados caídos en combate. El día terminó con un partido de futbol sobre la nieve y con porterías improvisadas. La película cuenta que el 26 de diciembre, cada batallón salvó al otro de ser atacado y luego fueron acusados de traidores.  Las cartas que enviaron a sus familiares contando el suceso fueron destruidas temiendo que la escena de paz se replicara en otros frentes. Es la guerra.

Lee también   Infantino aboga para que las mujeres ingresen a los estadios en Irán

La película

Premios Oscar 2005, nominada a la mejor película en lengua no inglesa y Globo de Oro 2005, nominada a la mejor Película en lengua no inglesa, más otros premios menores avalan la calidad de esta cinta que tiene al fútbol como protagonista de una tregua que trascendió los tiempos y es una historia que tiene más de cien años contándose como ejemplo de paz.

El partido ejemplifica el simbolismo de la paz que generó ese suceso. La historia está bien contada y aunque a veces es un poco edulcorada (el final se distancia un poco de la cruel realidad), es ideal para una época donde afloran los sentimientos, como diciembre. La recomendamos para este 25 de diciembre, que a veces se hace muy largo el día y las ganas de estar en casa mandan.