Palmeiras y Flamengo:  A extender la hegemonía brasileña en Libertadores

De las últimas tres finales de Libertadores, de los seis finalistas, cinco han sido equipos brasileños.  Flamengo en 2019, Palmeiras en 2020 y ahora una final que enfrenta a ambos en Montevideo, promete extender una hegemonía de los clubes brasileños en el resto de la región.

En agosto de este año ocurrió un hecho histórico en el fútbol de Brasil: El presidente de ese país, Jair Bolsonaro, sancionó  una Ley que ya había sido aprobada por las 2 cámaras del poder legislativo y de esta manera en aquel país se permitirá la creación de Sociedades Anónimas en el fútbol.

A partir de esto se permitirá la creación de clubes – empresas y los clubes podrían dejar de ser asociaciones sin fines de lucro. Los equipos estarán autorizados a recibir inversiones de otro estilo al que en la actualidad están acostumbrados al mismo tiempo que también podrán comenzar a emitir acciones, bonos o valores.

Si de por sí, ya la diferencia de Brasil, en cuanto a estructura, ingresos, nivel de juego, presupuesto, etc, sobre el resto de Sudamérica era notable, con la apertura a inversiones, poniendo poca lupa en el origen de los fondos (y con un Fair Play financiero ido al carajo), la distancia con el resto será sideral.

Entonces, habrá que acostumbrarse a ver más finales y campeones de Brasil.

Flamengo le ha ganado cuatro partidos este año a su rival de hoy

«Mengao» Favorito

Vamos con la historia actual, que nos trae a esta final, que por cierto, la Copa Sudamericana (segunda en importancia en Conmebol) también se definió entre brasileños: Red Bull Bragantino (ya la franquicia Red Bull está teniendo éxitos en Brasil en menos de cinco años) perdió la definición contra Athletico Paranaense.

A falta de cuatro jornadas para que termine el campeonato brasileño, Atlético Mineiro parece embalado a ganar la liga (75 puntos). Con muy pocas oportunidades, segundo,  que es Flamengo con 67 y mucho más rezagado, tercero, Palmeiras, con 59, tendrán que buscar en la Libertadores el título que no ganarán en casa.

Flamengo llega como favorito en esta final. Por plantilla, por juego… aparte que se han enfrentado cuatro veces en este 2021 y las tres las ha ganado el “Mengao”: un partido pendiente de la temporada 2020 (2-0), los dos de esta campaña (1-0 y 1-3), más la final de la Supercopa de Brasil, ganada por penales.

Lee también   Heleno de Freitas: El Príncipe Maldito

El conjunto carioca conserva varias figuras del equipo campeón en 2019: Giorgian De Arrascaeta (cuatro goles y cinco asistencias en Libertadores), que sigue siendo el cerebro del equipo. Gabriel Barbosa, “Gabigol” (11 goles en liga y 10 en Libertadores), Bruno Henrique (6 goles en Libertadores, 11 en Liga), más el buen manejo de Everton Ribeiro y la solidez defensiva del equipo.

Flamengo llega con nueve partidos sin perder.  En Libertadores, tuvo una fase de grupo algo tímida, pero las instancias de “mata-mata” (octavos, cuartos y semis) ganó todos sus partidos. En el camino quedaron Defensa y Justicia, Olimpia y Barcelona, pero de Guayaquil. Este equipo, dirigido por Renato Gaucho, tiene un ataque muy veritiginoso basado en el 4-2-3-1.

Palmeiras conserva la mayor parte de los que ganaron la Li bertadores el año pasado

Rocosos, pero peligrosos

Por su parte, Palmeiras llega con una racha de cinco partidos sin ganar. Se esperaba que la final, por plantilla y rendimiento, fuera entre Flamengo y Atlético Mineiro, pero estos últimos fueron sacados por un Palmeiras rácano, ultra defensivo y de juego poco vistoso. Dos empates bastaron para echar al favorito y es algo que puede jugar a favor del verde.

En el equipo destaca un crecido Rafael Veiga que cuenta 10 goles en el torneo local y cuatro en Libertadores, más el cerebral Gustavo Scarpa, con 13 asistencias en el Brasileiraro y tres en Libertadores.  La figura de la pasada Libertadores, Rony, sigue haciendo de las suyas en este equipo. El técnico, el portugués Abel Ferreira llega a su segunda final continental consecutiva y defenderá el título ganado el año pasado.

Montevideo es protagonista del fútbol sudamericano y albergó la final de Sudamericana, la Libertadores Femenina (que ganó Corinthians de Brasil) y ahora la final de Libertadores, todo en menos de ocho días. La idea, de este espaldarazo que da Conmebol a Uruguay es que sirva de apoyo para lograr la realización del Mundial de 2030 en este lugar donde nació la competición cien años antes. Uruguay, ese país donde el 25% de la población juega fútbol de alguna manera (profesional o amateur) y que no tiene más de cinco millones de habitantes.

COORDENADAS

Palmeiras-Flamengo

Sábado, 27 de noviembre. 2:00 p. m. (Hora de CDMX)

Estadio: Centenario de Montevideo

Árbitro: Nestor Pitana (Argentina)