Portero líbero: ¿novedad o regreso?
Portero líbero: ¿novedad o regreso?

“Un portero es un portero porque no sabe jugar al fútbol.”
Ruud Gullit

En las columnas pasadas de La Pizarra Táctica comentamos que la evolución del fútbol se encuentra en sus orígenes, en el regreso a los conceptos básicos olvidados entre la mediatización de lo accidental y la proliferación del entrenamiento físico especializado en formar atletas, dejando de lado la técnica.

La clara tendencia evolutiva del dinamismo en la cancha pasa por un pressing cada vez más intenso, marcaje en zona y una circulación más efectiva del balón. En pocas palabras y catalogándolo casi como un dogma se trata de controlar el espacio, controlar el balón y negárselo al rival al grado de mandarlo atrás dejándolo sin herramientas para hacer daño.
Como toda «novedad» táctica, no se trata solo de hablar de roles individuales, sino de todo una organización colectiva. Esto combinado con lo que anteriormente expusimos sobre la tendencia dinámica moderna de la negación espacial al rival, se traduce finalmente en una conducta defensiva: el adelantamiento de la línea defensiva. Una línea defensiva adelantada deja un gran hueco entre el portero y el último hombre del equipo. Es aquí dentro de este entorno moderno táctico, donde entra el portero líbero.

¿Qué es un portero líbero?

El portero líbero es aquel guardameta con una actitud posicionalmente más adelantada con el objetivo de ocupar mayor espacio en la cancha que le sirva para anticipar rechaces a las espaldas de la defensiva, interpretando el juego con claridad y preparado para para intervenir fuera del área con la finalidad de interceptar un ataque adversario además de mayor participación en la organización ofensiva del equipo. El guardameta moderno actúa como un jugador de campo más y es el punto de partida de numerosas jugadas de ataque con precisos pases cortos y largos desde la defensa.

Antecedentes históricos
El portero líbero ha cobrado notoriedad gracias al modelo de este rol, Manuel Neuer, aunque esta actitud al arco no es nuevo. En 1912, el reglamento del portero fue limitado a agarrar el balón solamente dentro de su área y esto provocó que la posición del portero se retrasará solamente bajo los tres palos. Hablando propiamente de un portero líbero, los primeros registros que se tienen de estas conductas datan de los años 40s con el portero argentino Amadeo Carrrizo y con el húngaro Grosics donde se le calificaba con el adjetivo de “loco, audaz, maniático” (sorprendentemente, sesenta años después se usan los mismos calificativos descriptivos).

(Amadeo Carrizo explica su forma de juego)

Ningún otro portero asumió esta conducta, hasta que vino el boom latinoamericano, parafraseando el fenómeno literario, con la llegada de porteros como Hugo El Loco Gatti y posteriormente René Higuita, José Luis Chilavert, Jorge Campos, entre otros. La diferencia entre los europeos y latinoamericanos se localiza en una radicalización del rol, el excentricismo que fiel a las raíces hispanas de un juego más pícaro, alegre y riesgoso, los porteros latinoamericanos son conocidos por incluir regates en media cancha, técnicas vistosas o el cobro de balón parado en busca del gol.
Ejemplos como el de Higuita y su escorpión o así mismo la eliminación de Colombia en el mundial de 1994 por un tratar de regatear a Roger Milla. El arquero paraguayo Chilavert y sus 62 goles anotados. El ídolo mexicano Jorge Campos rotando su posición entre la portería y la delantera.

rene
Higuita falló un regate a 45 metros de su portería y elimina a Colombia del mundial EEUU94’

La pieza clave

El resurgimiento del rol en la portería se debe mucho en parte al juego desarrollado por el Barcelona de Guardiola, su posterior imitación en la élite europea y la necesidad de un guardameta cumpliendo las funciones del rol, cosa que el portero del cuadro catalán Víctor Valdés no desarrollaba en su totalidad.

Una crítica común acerca de los porteros que han participado dentro del sistema totaalvoetbal (fútbol total) de Michels y Cryuff es que son limitados para el juego colectivo y no aportan más allá de sus paradas, como arquero normal. Crítica que recibía Valdés hace pocos años y crítica que hace 37 años también hacía blanco en Piet Schrijvers, portero del Ajax durante el reinado de Michels en el club y en la selección donde por su poca capacidad técnica fue relegado al banquillo tomando su lugar Jan Jongbloed, guardameta de 35 años en ese entonces en un club de media tabla, con empleo fuera del fútbol, solo una internacionalidad que databa de 15 años antes y el único portero que ha sido seleccionado por sus habilidades fuera del área. Pero el año pasado llegó el punto de quiebre. El totaalvoetbal por fin tendría un categórico exponente de la teoría en el arco.

 

Manuel Neuer

El alemán Manuel Neuer es el prototipo del portero líbero. El más completo técnicamente, con una gran colocación en la cancha, estupenda agilidad física y una visión de juego que proviene de su formación juvenil como mediocampista. Todo esto, agregándole lo obvio: la calidad de élite mundial de sus reflejos al arco.

La llegada de Guardiola al banquillo muniqués le sirvió a ambos; el DT encontrando la pieza perfecta para el arco que encajará en su estilo de juego y el portero explotando al máximo sus habilidades con la confianza de Pep. El resultado fue el mejor rendimiento en su carrera ganando varios trofeos nacionales a nivel de clubes con el Bayern, premios individuales donde ha sido nombrado el mejor portero del año 2014 y el máximo galardón internacional, la Copa del Mundo de 2014 con la ventaja de que la completísima selección alemana desarrollaba el mismo estilo de juego que el Bayern y además dio catedra del estilo de un portero líbero durante el encuentro de octavos de final entre Alemania y Algeria.

Lee también   10 Figuras que jugaron en el Galaxy

calor
Mapa de calor de las acciones de Neuer vs Algeria

El portero líbero en México

En 1991, cuando César Luis Menotti arribó a México para dirigir a la selección mexicana, quedó cautivado con Jorge Campos. “Es como el Loco Gatti. Es el portero del siglo XXI” No resulta extraño que Menotti en su primera lista, llamó a Campos y lo debutó en selección nacional. Emergió a nivel internacional por su gran agilidad y calidad al uno contra uno, por sus extravagantes uniformes y por su capacidad goleadora que demostró en Pumas gracias a la confianza del otrora entrenador nacional, Miguel Mejía Barón que lo rotaba posicionalmente entre defender su portería y atacar portería rival. No era un portero convencional: era el más pequeño de la élite mundial tanto así que esa agilidad, inteligencia y picardía le funcionaba para desempeñar el rol de portero o delantero, según sus ganas. Ídolo de muchos jóvenes, desafortunadamente no hubo mexicano alguno que llenará sus botas y es sorprendente que hoy en día, no exista un portero cercano a las mismas características que definen el juego latinoamericano. Por ahí, Jonathan Orozco es lo que más llega a ser portero líbero pero no es ínfimamente parecido técnicamente y posicionalmente a Campos.

La liga mexicana ha sido hogar para algunos de estos porteros. Rápidamente Higuita y obviamente, Campos jugaron aquí. En la actualidad se pueden encontrar dos ejemplos: Federico Vilar y Nahuel Guzmán.
Es necesario aclarar que Vilar ha perdido mucho de ese estilo que lo caracterizó en el Atlante, mientras anotaba de tiro libre y salía sin preocupaciones de su área para facilitar la circulación del balón.
Sinceramente, no sé si sea su edad (38 años) o indicaciones técnicas por la cual haya dejado de lado esa faceta de juego que lo identificaba tanto en ese alegre Atlante de Chamagol, Luis Gabriel Rey y el propio portero. La realidad es que lo que hoy vemos de él, no es remotamente cercano a aquel pícaro arquero del Atlante capitalino.

El otro ejemplo es Nahuel Guzmán. Heredero de ese estilo tan argentino, gracias a sus actuaciones desde Newells y a que encaja perfectamente en el estilo ofensivo de Gerardo Martino, su ex-entrenador, ha sido llamado a la selección albiceleste desde este año. Además de su gran paso por Tigres, en el cual llegó a la final de la Copa Libertadores, mucho en cuenta con la labor del arquero dentro del equipo.

Mira las Acciones de Nahuel Guzmán como portero líbero en la liga argentina y en la liga mexicana

Conclusiones

Tal como lo ha dicho César Luis Menotti, «Ya se terminaron las épocas de los muchachos atléticos que volaban de palo a palo. Ahora el arquero es un jugador más, que tiene que saber dominar la pelota con los pies y jugarla con criterio. Los cambios en el reglamento pusieron en evidencia a los que dominan este aspecto del juego y los que sólo saben actuar con sus manos»
Este conservatismo que vemos en el estilo de juego de los porteros no perdurará. Gracias a los cambios de reglamento en cuanto a los porteros después del mundial de Italia 1990, el portero no puede seguir siendo el mismo tradicional que se dedica solamente a detener disparos. Los clubes mexicanos y los clubes de élite mundial tienen que empezar a trabajar desde hoy en sus fuerzas básicas y entrenar a sus porteros en este estilo que les permita contar con un jugador más de la calidad técnica y táctica acorde al juego moderno para maximizar los rendimientos individuales y colectivos.

Los porteros que solo detienen balones se volverán tan raros como los laterales que sólo defienden o los delanteros que solo anotan. El fútbol moderno no acepta especialistas, necesita universalistas. Jugadores completos y con la capacidad suficiente para adaptarse a cualquier forma de juego del entrenador en turno y de los obstáculos que el rival imponga. Que tomen la iniciativa de ser miembros integrales del equipo asumiendo su rol como primera opción del desarrollo de juego y no sólo observando, ya que de ser así, estarían cumpliendo una de las mentiras dogmáticas más conocidas del fútbol que como lo decía, curiosamente, un holandés: “Un portero es un portero porque no sabe jugar al fútbol…”

Gabriel Salcedo Quintanilla – twt: @gabrielsaq

Wilson, J. (2012). The Outsider: A History of the Goalkeeper. England: ed. Orion.
FIFA. (2014). FIFA World Cup Brazil 2014: Rapport technique et statistiques. Suisse: FIFA.
HAROLD MAYNE-NICHOLLS. (1996). La Revolución en el arco, de FIFA.com