Al final de uno de los partidos más atractivos del fútbol alrededor del orbe, el América vs Cruz Azul del jueves pasado para ser más preciso, hubo dos bajas sensibles en el club América. De acuerdo a las palabras del médico José Vázquez de las águilas ambos cuentan con un 80% de probabilidades de ver acción en la final del domingo. Pero, ¿qué lesiones sufrieron estos futbolistas?

 

Matheus Uribe

El volante colombiano sufrió un esguince de tobillo, una de las lesiones más frecuentes y benignas presentadas entre futbolistas de todos los niveles de rendimiento. El esguince de tobillo es un estiramiento o desgarro de los ligamentos del tobillo, frecuentemente los de la porción externa del mismo. Por lo general se da cuando el tobillo de dobla hacia adentro. La gravedad del esguince depende de los ligamentos que estén lesionados, así como de del grado de torsión o desgarro.

El movimiento más comúnmente relacionado se denomina inversión y suele afectar el ligamento talofibular anterior. La mayoría de los esguinces suelen ser leves (grado 1 y 2), aunque existe la posibilidad de que requiera cirugía cuando son de grado 3, especulando al respecto de acuerdo a lo mencionado por el galeno,  la lesión de Matheus seguramente es el primer caso.

Esta lesión causa dolor intenso y edema localizado en relación al ligamento afectado. En los casos más graves puede producirse además inestabilidad de la articulación, un signo de gravedad.

El tratamiento dependerá del grado de la lesión aunque en la mayoría de los casos serán suficientes medidas de analgesia e inmovilidad. Además pueden usarse muletas para apoyar la movilidad hasta que cure completamente el ligamento. Para los esguinces leves suele recomendarse la movilización temprana tan pronto como se pueda tolerar el dolor (se asocia a una recuperación más rápida).

Lee también   Mundial de Rusia 2018: Lo que debes saber del Grupo C

Los esguinces graves requieren inmovilización con yeso y comúnmente reparación quirúrgica, posteriormente se preceden por lesiones continuas de la articulación.

Roger Martínez

En cuanto al coterráneo de Escobar, no se especificó de qué lesión se trataba pues únicamente se habló de que se trataba de una contractura muscular y que habría que realizar más estudios pues solo se trataba de una presunción temprana. Si hay algo más común que los esguinces de tobillo en el fútbol, son las contracturas musculares. Y el manejo suele limitarse a reposo y analgesia aunque esto dependerá de la profundidad de la lesión y el descarte de edema o desgarro muscular. Si bien la contracción y relajación son normales dentro de la dinámica de todo cuerpo humano, el estado mantenido en contractura habla de diferentes procesos generalmente relacionados con la inflamación.

 

Como puedes ver, el panorama es bastante halagüeño para la presencia de los virtuosos colombianos en la final de vuelta. Como escribí en entradas previas, la opción de manejo de “emergencia” son las infiltraciones con diversos medicamentos, aunque esto no cura las lesiones como tal y puede asociarse a problemas ulteriores. ¿Tú qué piensas? Si fueras guapo, rico y buen futbolista ¿te arriesgarías a jugar infiltrado un partido de la trascendencia de la final de la liga MX?


Yo fui el Dr. Sapiens y les deseo un excelente fin de semana y, fuera de sarcasmo por fin, un excelente espectáculo el día de mañana.