¿Que fue de Cafú, el cumpleañero del día?

Hoy es el cumpleaños 51 de Marcos Evangelista de Morais, a quien seguramente no recordará de entrada, pero si le decimos que se trata de “Cafú”, vendrá a su memoria decenas de jugadas de crack de uno de los mejores laterales de la historia.

Es el poseedor del récord de partidos de la Selección Brasileña de Fútbol Masculino , con 149 partidos y fue dos veces campeón del Mundo, en 1994 y 2002, siendo el único que apareció en tres finales consecutivas (perdió la de 1998 con Francia).  Aparte, ganó dos Copas América, dos Libertadores, una Champions, dos Intercontinentales y un Mundial de Clubes. Palmarés de crack,  para un lateral derecho inolvidable que revolucionó la posición.

Su apodo, precisamente se lo debe a Cafuringa, quien se desempeñaba como extremo derecho y jugó en equipos como Botafogo, Fluminense y Atlético Mineiro en los años 50. Un recordado crack.

Sao Paulo, Palmeiras, Zaragoza, Juventude, Roma y Milan disfrutaron de su inagotable talento, resistencia física y dominio del recorrido de banda.

Cafu es hijo de Morais Celio, empresario y entrenador del fútbol amateur brasileño, que falleció a los 56 años en 2008. Cafu está casado con Regina Feliciano, con quien tuvo tres hijos: Daniel (fallecido en 2019), Wellington y Michele.

Cafú con su hijo Daniel

Un suceso trágico

La vida de Cafú era muy normal, de la mano del éxito, pero todo cambió hace dos años. Su hijo, Daniel, falleció mientras jugaban una cascarita con unos amigos. Murió a los 30 años por afecciones prematuras del corazón.

Desde su retiro, se había dedicado a su Fundación Cafú y otros trabajos vinculados con el fútbol. Pero luego de la muerte de su hijo mayor (confesó que iba cada cinco días al cementerio), aumentó su carga de trabajo.

Lee también   Venta del Milan se concretará hasta marzo

Tengo que trabajar para mantener la cabeza ocupada. Estuve en China hace tres semanas para lanzar un programa del gobierno local destinado a crear escuelas de fútbol de primer nivel. Soy embajador del Mundial Catar 2022 y soy  parte del comité técnico de la FIFA. Fue idea mía un cuarto cambio en la prorroga y estamos trabajando que los saques laterales se hagan con los pies para buscar goles, que es lo que quiere la FIFA”, confesó el lateral histórico.

Su fundación tiene de todo:  “Hay clases de ballet, capoeira, guitarra, baloncesto, voleibol, artesanía… Formamos a cientos de peluqueros”.  Se mantiene activa, en pro de la comunidad.

Jardim Irene de Sao Paulo, el barrió donde creció, ahora es un lugar mejor: “Sí, es menos violento y tiene más opciones de ocio. Muchos maestros y padres me agradecieron porque la existencia de la Fundación Cafu hizo que los estudiantes fueran mejores en la escuela”.

Aunque aún tiene el corazón roto, sigue haciendo obras importantes para la gente y trabajando por el fútbol. Cafú es un gran jugador y una gran persona.