¿Qué fue de Dennis Bergkamp, el elegante asesino?

El holandés Dennis Bergkamp ha sido uno de los atacantes más letales de la historia. Fueron 272 goles en clubes y otros 37 en la selección. Pero más allá de su amorío con las redes, fue su técnica, su capacidad de pase y la habilidad para regalar florituras lo que le llevó a la inmortalidad.

Nacido el 10 de mayo de 1969, “Iceman”, por su frialdad ante el arco, se inició a los 11 años en las inferiores del Ajax, equipo con el que jugó de 1987 a 1993, ganando una Copa UEFA y una liga. Se marchó a Inter de Milán, con quienes también ganó una Copa UEFA.

Luego, vinieron diez años con Arsenal, donde su leyenda se multiplicó por el mundo. Con tres Premier y varias copas domésticas, su paso por los “gunners” nunca será olvidado. Es considerado uno de los mejores delanteros de la historia. De hecho, tiene su propia estatua en las afueras del Emirates Stadium.

El exfutbolista Jan Mulder dijo que Bergkamp era el jugador con más técnica en el seleccionado neerlandés, así como también Thierry Henry lo llamó «el sueño de cualquier delantero».Además, en otra oportunidad el francés añadió: «Una de las cosas que me gustaron de Dennis desde el primer momento fue la enorme seguridad que tenía en sí mismo y su absoluta falta de arrogancia. Dennis es el mejor de los futbolistas con los que he jugado».

Es conocido como «el holandés que no vuela» ya que padece aerofobia, temor o fobia a volar en aviones. Esto deriva de un incidente que tuvo en un vuelo con la selección durante la Copa Mundial de Fútbol de 1994. Antes de despegar, un falso aviso de bomba retrasó el vuelo de los neerlandeses y, ya en el viaje, el avión entró en una bolsa de aire, lo cual provocó un estado de caída libre durante varios segundos. Con ayuda de terapia, fue superando este problema.

Lee también   Arsene Wenger: Mónaco merece el pase a cuartos

La vida tranquila

Después de una vida deportiva exitosa y destacada,Bergkamp decidió apartarse un poco de los reflectores. Sin embargo, se dio cuenta que su vida debía seguir ligada al fútbol.

«Mi hijo jugó en con el Hadley Rangers (equipo pequeño de Amsterdam) y fui entrenador durante una semana. Preparé bien las sesiones para los chicos. Me di cuenta de lo divertido que era entrenar», comentó en una entrevista.

Hizo todos los cursos para exfutbolistas junto a Reiziger y Kluivert. Tiene licencia para dirigir en primera división, muchas propuestas, pero prefiere un poco más de tranquilidad

“No tengo la ambición de convertirme en entrenador principal del Ajax ni de ningún otro equipo. Me gusta mi papel tal y como es. Además, como primer entrenador estás involucrado en el fútbol 24/7. No quiero eso. Quiero poder terminar el trabajo tan pronto como llegue a casa”, confesó.

A sus órdenes en las juveniles del Ajax tuvo jugadores como Sigthórsson, Fischer, Bojan, Sulejmani, El Ghazi, Dolberg, Justin Kluivert o Milik.

Desde 2011 trabaja con categorías inferiores y durante nueve años ha rechazado muchas ofertas. La paz y la tranquilidad no tienen precio para “Iceman”.