Qué fue de: Fernando Redondo, el «príncipe de Madrid»

“¿Qué tiene ese jugador en las botas? ¿Imanes?»

La frase fue de Sir Alex Ferguson. Minutos atrás, Fernando Redondo había soltado un auto pase-taco magistral para luego servir en bandeja de plata el gol decisivo a Raúl y llevarse los cuartos de final en la visita de Real Madrid al Manchester United en Old Trafford en la recordada Champions 1999-2000.

Redondo, “El Principe”, es uno de los mediocentros más elegantes de la historia. Sus admiradores dicen que la historia no le valora como es debido. Pero también es cierto que las lesiones le impidieron brillar más.

Tras formarse y jugar en Argentinos Juniors, partió a Europa y en 1990 llegó a Tenerife. Cuatro años, le fichó Real Madrid por petición de Valdano. En seis años, ganó dos ligas y dos Champions, llenando de magia las canchas de Europa.

Aunque con Argentina ganó la Copa América de 1993, el último título de su país, y la Confederaciones del 92, apenas jugó 29 partidos. Su frustración pasó por no tener más historias con la Albiceleste.

El infierno que pasó por culpa de las lesiones hizo que tomará una decisión que dice mucho sobre él como persona: renunció a su sueldo. Tras ver que no mejoraba y que sus periodos de baja aumentaban, decidió colgar las botas en el año 2004 con el Milan, su último club.

Malditas lesiones

Redondo nació en una familia de industriales y disfrutó de una educación adinerada, luego estudió derecho en la universidad en los primeros años de su carrera como jugador. Se casó con la prima del también futbolista Santiago Solari , y sus hijos Federico y Fernando Jr. también participaron en el deporte. Al retirarse, echó mano de las actividades económicas de su familia, ahora enfocadas en la industria cárnica.

Lee también   Marco Reus podría salir del Borussia Dortmund

Sentarse en un banquillo es la gran tentación de un Redondo que decidió cambiar su domicilio de Madrid a su Argentina, país al que volvió en 2007. ‘El Príncipe’ al que apodó así Simeone de vez en cuando hace las veces de Embajador de La Liga.

En 2017 volvió a España para hacer por año y medio el curso exprés de la RFEF para exjugadores. Fue de la misma camada de Lionel Scaloni y Saviola. Espera dirigir pronto.

Tres hijos tuvo: Fernando (25), Luciana (22) y Federico (17). Luciana estudia diseño industrial, Fernando hizo inferiores en Argentinos Jrs, All Boys y Tigre, jugaba de 5 o de 8, pero tuvo problemas en las rodillas: se rompió los ligamentos cruzados de las dos. Le costó recuperarse y él solo tomó la decisión de dejarlo y seguir con sus estudios de Administración de empresas. Fede, en las inferiores de Argentinos Jrs. Juega en la misma posición del padre.

Ávido lector, Redondo contaba a Jorge Luis Borges y Gabriel García Márquez como sus dos autores favoritos. Después de retirado, hace caminatas a la Virgen de Luján, en recorridos de más de 20 kilometros a pie. “Le doy despacito, porque me lesiono de nada”, dijo bromeando en una entrevista. En 2016 lesiones en el tendón de Aquiles le impidieron jugar hasta cascaritas. Por los momentos, no puede volver a la cancha.