¿Qué fue de Jean Pierre Papin, el balón de oro amante del fútbol puro?

Jean Pierre Papin (Boulogne-sur-Mer, 1963) está en el podio de los mejores jugadores franceses de la historia, junto a Zinedine Zidane y Michel Platini. Es un amante del fútbol puro, lejos del comercialismo de hoy y unas líneas más abajo van a leer el por qué.

Eficiente y espectacular delantero centro, cuyas voleas y devoluciones acrobáticas han seguido siendo famosas en su país bajo el nombre de “papinades” (“papinadas”), en 1991 fue el tercer jugador francés en ganar el Balón de Oro , después de Raymond Kopa y Michel Platini , y el único hasta el día de hoy ser honrado con esta distinción mientras jugaba en un club francés.

Dándose a conocer en el FC Brujas de Bélgica, vivió la cúspide de su carrera en el Olympique de Marsella , donde jugó de 1986 a 1992, con el que llegó a la final de la Copa de Campeones (Champions League) en 1991 y terminó máximo goleador de la competición en 1990, 1991 y 1992.

Luego viste las camisetas de dos de los clubes europeos más prestigiosos, el AC Milán , con el que ganó la Liga de Campeones de la UEFA en 1994 y Bayern Múnich , con el que ganó la Copa de la UEFA en 1996 . Su carrera en clubes se resume en 673 partidos y 372 goles

La volea, la especialidad del «Lobo blanco»

Papin honró 54 apariciones y 30 goles para la selección de Francia , con la que disputó el Mundial de 1986 y la Eurocopa de 1992 y de la que llegó a ser capitán.

Su carrera internacional terminó unos años antes del apogeo de la selección, a finales de la década de 1990. No fue llamado en las selecciones francesas que llegaron a las semifinales de la Eurocopa 1996 y ganaron la Copa del Mundo 1998, aunque todavía jugaba con el Girondins de Burdeos y a sus 35 años firmaba temporadas de 18 goles.

Tras retirarse ese año, Papin decidió volver al fútbol a los 45 años. El equipo elegido fue el AS Facture-Biganos Boiens de la categoría amateur. Ahí si ya colgó los botines.

Fútbol puro y formativo

En su último tramo de carrera antes de ir al Facture, en Cap-Ferret, realizó los estudios correspondientes para ser entrenador UEFA. De hecho, le fue tan bien que Alex Ferguson lo contactó y le ofreció ser entrenador de delanteros de su mítico Manchester United.

Muchos con su jerarquía han vivido de su nombre para dirigir a gran nivel, sin siquiera haber cumplido un ciclo como entrenador, desde formador hasta manager élite. Papin rechazó esa oferta e incluso, varias de China y el fútbol árabe para hacer las cosas como son.

Lee también   Ribery rechazó una oferta millonaria

Se enroló como director técnico del modesto Arcachon Bay de la tercera de Francia en 2005, primero como entrenador de formativas y luego del primer equipo. Mientras, llovían ofertas de planteles de primera, que solo querían contar con su nombre como bandera publicitaria.

En 2006 tuvo una maravillosa campaña con el RC Estrasburgo de la Ligue 2, al cual ascendió. No siguió con el equipo.

A pesar de las ofertas, se quedó con el modesto Lens de primera división, con el que tuvo un rotundo fracaso (solo sacó el 33% de los puntos) y fue cesanteado. Su primera etapa como entrenador se cerró con el Chateraux de la Ligue 2 en 2011.

En el camino, encontró vocación de los medios. Fue comentarista y asesor deportivo del Canal + y ahora lo hace en Be In Sport, aparte de ser columnista en “Le Foot”. Ha sido muy activo en ese aspecto

Presentado por el modesto Chartre en 2020

Puro corazón

El año pasado, en 2020, volvió a entrenar. Lo hizo, de nuevo, desde abajo. Dirige al Chartres de la Nacional 2 (cuarta categoría).

Luego de diez años sin entrenar, me hacía falta entrenar desde abajo. Encontrarme conmigo mismo y con la esencia del fútbol. Esto es el fútbol puro. Un tipo como Papin, Balón de Oro y campeón de Europa, siempre tiene ofertas de “arriba”, pero por ahora necesito esto, me encanta esto y luego veremos”, dijo recientemente al magazine de la UEFA Champions League.

«He vivido experiencias muy buenas, otras malas. En el fútbol se olvida rápido el pasado. Si sales de este círculo, es difícil volver. Cada vez que me ha ocurrido en mi carrera, he comenzado por la base. Es lo que necesito ahora», dijo cuándo fichó por el modestísimo club.

Papin es padre de cinco hijos de entre ellos una hija, Emily, que sufre un daño cerebral grave y Christopher, que jugará como junior en el AC Milan. La pareja creó la asociación “Neuf de Coeur” (nueve de corazón) en 1996 (el 9 era el número favorito del jugador) para informar a los padres sobre los métodos de reeducación de los niños que sufren tales lesiones y recaudar fondos para los estudios sobre estos padecimientos y ayudar a las familias que sufren estas circunstancias.

Como lo ven, Papin es del fútbol de corazón puro. Un fútbol que va en franca extinción.