¿Qué significa jugar infiltrado?

Después de la honrosa participación mexicana en el mundial trascendió que el capitán del tri, Andrés Guardado, famoso porque no le tiemblan las piernas ante los croatas, había jugado el mundial infiltrado. “Jugar infiltrado” es un término que muchas veces se utiliza en el argot futbolero sin que quede muy claro de qué se trata.

En el contexto de una lesión deportiva, el jugar infiltrado se refiere de manera precisa a inyección de diversos fármacos en el sitio de una lesión o cerca del mismo con el fin ya sea de disminuir el dolor e inflamación por un tiempo y retrasar el tiempo de reposo o una cirugía.

¿Puede entonces aplicarse en cualquier lesión?

No, solamente en lesiones que dependan de un proceso inflamatorio como bursitis, fascitis, esguinces y algunas lesiones musculares. No tendría utilidad alguna en una lesión como una fractura por ejemplo.

1 ¡Rápido, infíltren a Cissé!

¿Qué sustancias se utilizan para infiltrar?

Se utilizan diversas sustancias siendo las más comunes antiinflamatorios esteroideos como betametasona, que como su nombre lo indica, se utilizan con el fin de disminuir la inflamación por una lesión. Además se utilizan anestésicos locales como lidocaína, en su beneficio se produce también el riesgo de agravar una lesión, precisamente por no percibir la sensación normal de dolor, lo que puede llevar a un deportista a hacer un esfuerzo excesivo que le lleve a lesionarse aún más.

El ácido hialurónico se utiliza principalmente en lesiones de grandes articulaciones como la rodilla y es controvertido en deportistas con lesiones de tipo agudo. En tiempos más recientes, se han añadido el plasma rico en plaquetas y factores de crecimiento al arsenal de la medicina deportiva, principalmente se utilizan en lesiones tendinosas y ligamentarias crónicas con resultados regulares puesto que aún hace falta realizar más estudios para fijar protocolos de utilización y dosis.

Lee también   No habrá FIFA Street en FIFA 18

¿Tiene alguna consecuencia a largo plazo?

Dependerá mucho del tipo de lesión y de si en la actividad con infiltración, el jugador de fútbol sufre por ejemplo además un traumatismo. Evidentemente cuando se realizan por manos expertas, de manera poco frecuente y con las indicaciones adecuadas, suelen tener una buena respuesta clínica y no representar un problema mayor en el futuro. Cuando se abusa de esta modalidad terapéutica pueden agravarse las lesiones llevando procesos crónicos que acaban con la vida de deportistas de alto rendimiento.

Como pueden ver se trata de una buena herramienta terapéutica siempre y cuando se utilice en el momento adecuado, sin embargo como toda intervención médica conlleva un riesgo que siempre corre el deportista de alto rendimiento. En el caso de Guardado aparentemente la evolución ha sido adecuada por lo que seguramente las piernas seguirán sin temblarle, al menos claro en un sentido literal. Yo fui el Dr. Sapiens y les deseo una excelente semana.

Bibliografía

-Coombes BK, Bisset L, Vicenzino B. Efficacy and safety of corticosteroid injections and other injections for management of tendinopathy: a systematic review of randomised controlled trials. Lancet. 2010;376:1751-67.
-Rifat SF, Moeller JL. Basics of joint injection. General techniques and tips for safe, effective use. Postgrad Med. 2001;109:157-60.
-Saunders S, Longworth S. Injection therapy – The evidence. In: Saunders S, Longworth S, Eds. Injection techniques in musculoskeletal medicine. A practical manual for clinicians in primary and secondary care, 4th Edition. Elsevier 2012; pp. 5-71