1. Gol de Donovan en el último minuto, Inglaterra esconde el balón en el córner con tal de que se acabe su pesadilla, Alemania da bandazos, Serbia solo necesita empatar con Australia para avanzar… ¡y pierde! Y todo al mismo tiempo. Hoy 23 de junio se ha inaugurado oficialmente el Mundial de Sudáfrica 2010. ¡Enhorabuena!

2. ¿Por qué cada vez que al minuto 88 la cámara de cualquier estadio encuentra los rostros que reflejan la tensión  y la desesperación del momento en que un equipo es eliminado, como quien te recuerda que el partido que ves cómodamente echado en tu sofá es lo más importante del planeta para algunas personas; los idiotas que están siendo enfocados olvidan toda su angustia para saludar y mostrarle su bandera a una cámara a la que solo le interesaba verlos compungidos?

3. Mientras el fin de semana disfrutaremos con los primeros clásicos de este Mundial (México – Argentina e Inglaterra – Alemania) está matemáticamente comprobado que Sudáfrica 2010 tendrá un caballo negro que se colará hasta semifinales. En la carrera tenemos uno muy negro como Ghana, otro medio negro como Uruguay, un negro amarillento como Corea, y un negro desabrido como Estados Unidos.

4. Estados Unidos debería ganar así siempre. Nada le queda mejor a los gringos que sus finales hollywoodenses por una vez llevados al mundo real. No ganarán la Copa del Mundo pero sí que se llevaran el Óscar al momento más emotivo… después del norcoreano llorón.

5. Esperaba mucho más de la novela de los Boateng. Se trata de dos medios hermanos que juegan para selecciones diferentes y que rompieron relaciones tras la lesión que el ghanés Prince le ocasionó a Ballack, compañero en la selección de Jerome. La intriga era un guión digno de Tarantino. Lo primero que no podíamos perdernos era el saludo. Pero una vez terminados los himnos recordé que HSBC (Hijos de Su Bisabuela Cochina) se encargaría de que las manos se estrecharan y las miradas se desviaran solo en nuestra imaginación. Después en el partido, ni una barrida de cárcel, ni un solo pelotazo, ni codazo, ni festejo de gol en la jeta, ni nada. Decepción total. Nada que ver con el Chelsea – Manchester City que hace meses enfrentó a Bridge contra su malvado sancho.

Lee también   Lo que (aún) no les comentaron sobre el sorteo

6. El Mundial por fin llegó, pero donde quiera que haya estado antes se olvidó de los goles. Pasada la goleada de Portugal, otra vez el promedio está por debajo de las dos anotaciones por partido.

7. Hay cosas en la vida que debemos dejar pasar, porque no merecen ni siquiera la pena de ser citadas. Los anuncios de Yoo (Guerra de las Galaxias y futbol) son tan pero tan malos que ni siquiera nos hemos acordado de comentarlo. ¿O soy yo el único que no los entiende?

8. Mi onceavo berrinche del Fantasy: Messi al poste, Lampard al poste, Dempsey al poste. Si por cada tres palos mis jugadores se dignaran a procrear un miserable gol, les estaría escribiendo el rankeado número uno del planeta. Por cierto, el fuera de lugar que le marcaron a Dempsey ya no entra en la categoría de berrinche… Eso más bien se pareció a una histérica pataleta indigna de un bebé.

9. En mi afán de colgar este post antes de que mi computadora se convirtiera en calabaza, me equivoqué hasta en el título. Soy un fraude. Ofrezco mis más sentidas disculpas a los tres afectados.