Santos y Palmeiras por la gloria de la Libertadores

Por fin llegó a buen puerto y en un mítico estadio. Santos y Palmeiras, dos equipos clásicos paulistas, jugarán la final de una accidentada Copa Libertadores en el imponente Maracaná  y casi ahí mismo, el ganador debe tomar un avión para Catar y enrolarse en poco tiempo como representante sudamericano en el Mundial de Clubes.

Este es el llamado “Clásico da Saudade” o “Clásico de la Nostalgia”. Este nombre hace referencia al hecho de reunir a los dos equipos más importantes del  futbol arte paulista durante, en la década de 1960 , cuando el Palmeiras tenía a Ademir da Guia como jugador principal, y Santos, Pelé .

Una buena época

Fueron muchos enfrentamientos entre estos en su época buena, los historiadores brasileños lo consideraron “el mejor espectáculo de fútbol”.  Sin embargo, todos recuerdan el día en el que Palmeiras y Santos se enfrentaron por el Torneo Rio-São Paulo el seis de marzo de 1958. Era solo otro juego de torneo, que no decidiría nada. Pero lo que pasó esa noche fue increíble. Santos tenía a Dalmo , Zito , Dorval , Jair da Rosa Pinto , Pagão , Pelé y Pepe . Palmeiras contó con Valdemar Carabina , Waldemar Fiúme , Mazzola y Urias.

Fue un partido que quedó 7-6 a favor del Santos, con constantes remontadas de ambos equipos. Para el cineasta Aníbal Massaíni, «este juego está considerado como el más emocionante de la historia”.

Santos y Palmeiras en esa época se repartieron los títulos del torneo Paulista, el más importante del país junto al Carioca (Río de Janeiro). Aún no existía el Brasileirao (instaurado como Serie A en 1971) que unificó en una sola liga a todos las regiones de Brasil. Sin embargo, los estuaduais (estatales) aún siguen teniendo un gran valor para el aficionado.

Otra anécdota importante vivida en este Clásico, fue beneficiosa para Palmeiras y ocurrió fuera de la cancha. Los palmeirenses han sido llamados «cerdos» desde la Segunda Guerra Mundial , en una forma de ofender a los italianos (Palmeiras antes se llamaba “Palestra Italia” y representaba esa comunidad), ya que Italia era el enemigo de Brasil (se alineó con los aliados) en la guerra. El mote infeliz se instauró  en 1969 , cuando, tras la muerte de dos de sus jugadores, el Corinthians pidió permiso para inscribir a dos suplentes, y fue apoyado por todos los clubes, excepto el Palmeiras.

El presidente de Corinthians dijo que “Palmeiras tiene alma de puerco” Desde entonces, llamar “cerdo” (porco) al  palmeirense fue ofensivo, hasta que en un clásico contra Santos, en  1986 , el Alviverde ganó por 1 a 0, y la multitud vitoreó “… y dale cerdo y dale cerdo, olé, olé, olé… ”. La semana siguiente, el ídolo del equipo en ese momento, Jorginho posó para la revista Placar con la nueva mascota del cerdo en brazos. Se asumió que el cerdo era una mascota y nunca más un insulto.

Lee también   River Plate fue sorprendido en Argentina por Palmeiras que se enfila a la final
Soteldo y su santos bailaron a Boca

El partido

La verdad, que en el Brasileirao (Liga de Brasil) estos equipos han sido de lo más irregular. Recién Palmeiras ha trepado a la quinta posición, mientras que Santos (que vivió una dura crisis institucional) deambula por el décimo puesto. En 32 fechas, han perdido 8 y 11 juegos respectivamente.

Sin embargo, en Libertadores ha sido una cara muy distinta. Santos solo perdió un partido, ante LDU Quito en octavos de final, pero ya había ganado 1-2 de visita. Se llevó por delante a todos sus rivales de la fase de grupos (Delfin, Olimpia y el campeón de Sudamericana, Defensa y Justicia).

En cuartos, aplastó (global 5-2) a un equipo brasileño teóricamente más fuerte que el “Peixe”, Gremio, y en semifinales, fue sumamente contundente e indiscutible la eliminación de Boca Juniors (0-0 y 3-0).

Las figuras de este equipo son el escurridizo venezolano Yefferson Soteldo (dos goles y dos asistencias), que aporta un ritmo endemoniado. El goleador Marinho (4 goles y una asistencia) y Kaio Jorge, que suma cinco goles y suele ser buen acompañante.

Palmeiras aunque sufrió con River, está en la final

Por su parte, Palmeiras tuvo un transitar similar. Paseó en la fase de grupos (Tigre, Guaraní y Bolívar), venció en global 8-1 a Delfin de Ecuador en octavos, luego a Libertad y en semifinales, sacó de carrera al mejor equipo sudamericano de los últimos años, River Plate, al vencerle 0-3 en la ida, pero sufrir una angustiante derrota 0-2 en la vuelta.

Palmeiras ha sido uno de los equipos que más goles ha marcado en una Libertadores desde hace mucho tiempo: 32 dianas en doce juegos. Eso debido a que cuentan los dos mejores artilleros del torneo:  Rafael Veiga (11 goles) y Luiz Adriano (10 goles, tres asistencias).

Esta final, aunque a cancha vacía, promete ser tan emocionante como esos clásicos paulistas de los años 60

 

Coordenadas

Palmeiras-Santos

Sábado 30 de enero, 2:00 p. m. (hora de CDMX)

Estadio: Maracaná, Río de Janeiro

Árbitro: Patricio Loustau (Argentina).