“Sean hijos de puta”: All or Nothing Tottenham

En tiempos recientes, es cuestioble la calidad de ciertas docuseries deportivas, en especial si están amparadas por un club. Como ejemplo, el edulcorado seguimiento del Barcelona (en Netflix), donde apenas se le echa un vistazo al vestuario, pareciera todo estar en orden, nadie grita ni se pelea y al final “aw, que pena, no ganamos la Champions. Bueno, el año que viene es otra oportunidad”.

All or Nothing (todo o nada) es un conjunto de documentales seriados de la plataforma Prime Videos de Amazon, pero en la del Tottenham Hotspurs, la cosa va duro al hueso, pues el club no logra el objetivo de estar entre los cuatro primeros (no es spoiler, solo hay recordar la tabla de la temporada pasada), echan a Pochettino, se atraviesa la pandemia y muestran a José Mourinho tan áspero como es.

Esta primera temporada, basada en la accidentada campaña 2019-2020 va de nueve capítulos y el rodaje tomó en plena ebullición la serie de acontecimientos antes descrita.

Lo que hace de estas piezas dignas de ver es la realidad frágil de un club que no está obligado a ser campeón. No es una historia de super-héroes como las del Real Madrid. Tottenham quiere meterse entre los cuatro primeros, ganar un trofeo y que no lo machuquen en Champions.

Y vemos a un Mourinho lidiando con un grupo de jugadores entre tímidos e ingenuos, pero con talento. Es notable la charla en el entretiempo del partido del Manchester City: “Ustedes son tipos buenos y en mi experiencia, en un equipo donde todos son buenos, no ganan. Sean hijos de puta, hoy, salgan a ganar y sean hijos de puta”. Los Spurs triunfaron 2-0.

Lee también   El VAR queda a deber en las primeras jornadas de la Premier

“Mou” no parece contenerse ni tomar postura al frente de la cámara. Muestra su lado sensible, pero también que no tiene reparos para una reprimenda fuerte. Esa naturalidad descarnada es la que le da ese toque que necesita la serie, en un equipo que sabemos que va a fracasar en sus objetivos.

No es la historia deportiva al estilo Disney, pero sí bastante entretenida para ver. Tottenham, como club, se muestra con recursos pero con un camino largo para consolidarse como grande. Particularmente, se disfrutan más historias reales que otras maquilladas para finales felices.