Lee también   Martin Palermo, el optimista del gol