Tigres sin miedo ante el ritmo frenético de Palmeiras

«Tuvimos nueve juegos en diciembre, en enero tuvimos 10. En febrero, en 10 días, cinco partidos. Esto es loco. Cada vez que juego y llego al final sin lesionados, ya es una victoria», declaró Abel Ferreira, técnico de Palmeiras, el rival de Tigres de este domingo en la primera semifinal del Mundial de Clubes Catar 2020.

El duelo entre americanos encuentra al campeón de Libertadores en racha y calientito. No hay que fijarse mucho en la racha de resultados: en sus últimos cinco partidos, perdió dos, empató dos y solo ganó uno, pero fue el más importante, la final de la Copa Libertadores ante Santos justo la semana pasada.

El martes, con un equipo alterno empataron con Botafogo y viajaron al Medio Oriente. Ha sido un ritmo trepidante en donde la prioridad ha sido la competición internacional sobre el Brasileirao, donde está lejos de la cima y se pasea entre el quinto y séptimo puesto.

La gran figura del Palmeiras, Rony, mostrando su Libertadores

En Libertadores, que es donde mejor podemos analizar al brasileño: paseó en la fase de grupos (Tigre, Guaraní y Bolívar), venció en global 8-1 a Delfin de Ecuador en octavos, luego a Libertad y en semifinales, sacó de carrera al mejor equipo sudamericano de los últimos años, River Plate, al vencerle 0-3 en la ida, pero sufrir una angustiante derrota 0-2 en la vuelta.

Palmeiras ha sido uno de los equipos que más goles ha marcado en una Libertadores desde hace mucho tiempo: 33 dianas en trece juegos. Eso debido a que cuentan los dos de los mejores artilleros del torneo: Luiz Adriano (5 goles), más el deslumbrante Rony (cinco goles, ocho asistencias), que para muchos es el espectáculo a ver en el verdao. El portero Weverton es otra figura a seguir. Breno, el autor del gol de ganar la Libertadores, es baja porque fue inscrito en noviembre, luego del plazo que pone FIFA para  registrar jugadores.

Lee también   10 grandes producciones de fútbol en línea para pasar la cuarentena
Gignac, añadiendo otra pieza a la estantería

Tigres quiere una final

El cuadro de Nuevo León trabajó previo al partido de semis sin problemas y con el alivio de tener a todos sus jugadores negativos por Covid-19. Aparte, Carlos González se recuperó de la lesión y entrenó a la par de sus compañeros.

Mucho más relajado que su rival, Tigres apenas sumará el domingo su quinto partido del año. Se despidió de México con derrota, empate y triunfo, aparte de vencer al Ulsan coreano 2-1, duelo que le permite estar ante el campeón de Conmebol.

Tras comenzar abajo ese partido, en ese duelo se lució la gran figura del equipo, Andre Pierre Gignac, que marcó dos goles para avanzar a semifinales.

Gignac y Tigres ya saben lo que es despachar a un brasileño. Sacaron de las semis de la Libertadores  en 2015 a Inter de Porto Alegre y perdieron la final con River Plate (0-0 y 3-0), siendo la última gran actuación mexicana en Sudamérica, antes de la salida de esa competición para la campaña 2017. En Brasil recuerdan mucho a esta versión del equipo.

Serán difíciles, los brasileños son de jugar bien al futbol, vienen de ganar un torneo importante como lo es la Copa Libertadores, pero nosotros también tenemos jerarquía. Vamos a dar lo mejor de nosotros para que el equipo pueda disputar una Final de nueva cuenta», declaró Luis Quiñones, una de las figuras de los felinos, de los mejores asistidores del equipo junto a Javier Aquino.

“No menospreciamos a nadie, pero tampoco hacemos más grandes a los equipos de lo que son. Respetamos, somos humildes, pero no hacemos menos a nadie, y tampoco tenemos miedo de nadie«, asestó Ricardo “Tuca” Ferretti.

El triunfador de esta llave se enfrentará al vencedor del duelo entre Al Ahly y Bayern Múnich (lunes) en la final a disputarse el próximo jueves.

 

Coordenadas

Palmeiras-Tigres

Domingo 7 de febrero, 1:00 p. m. (hora de CDMX)

Estadio: Education City Stadium, Al Rayyan.