Para todos los países, es una alegría enorme estar en un mundial de fútbol. Sin embargo, una vez dentro de la fiesta global, es un deber moral competir de la mejor forma. Hay muchos equipos que han ido a varios eventos, pero no han podido celebrar. Estas son las selecciones que arrastran malas rachas de mundiales anteriores y que esperan hacer el “milagrito” de cortar los números rojos y sumar tres puntos luego de varios años en Rusia 2018.

Japón
Desde 1998 se ha vuelto visitante recurrente a los Mundiales, pero desde Sudáfrica 2010 no conoce el triunfo. Perdió por penales con Paraguay en los octavos de esa edición y la mala racha le persiguió en Brasil, al no ganar ningún partido de fase de grupo. Son cuatro partidos sin ganar, con dos empates (bueno, un empate-derrota ante Paraguay) y dos caídas. Dos goles a favor y seis en contra cuentan los samuráis en este tramo de su historia

Egipto
Los faraones tienen una deuda histórica: No han ganado nunca en un mundial. Se estrenaron en los albores de esta competición, en Italia 1934, quedando eliminados en el primer partido, 4-2 ante Hungría (era eliminación directa, no había fase de grupos). En Italia 90, en su retorno a la máxima cita, tampoco pudieron ganar. Esta mala racha, que cumple 84 años, se resume en cuatro partidos sin triunfos, dos empates y dos derrotas. Tres goles marcados y seis recibidos.

Rusia
El anfitrión tiene una “rachita” incómoda de cinco partidos sin ganar. Se fue con más pena que gloria de Brasil 2014 y su último triunfo se remonta a Corea y Japón 2002. Son tres derrotas y dos empates, con siete goles encajados y cuatro anotados. Espera sacarse la mala suerte en la inauguración ante Arabia Saudita, que tiene más rato sin ganar que los organizadores de la fiesta.

Corea del Sur
Los tigres asiáticos no ganan desde Sudáfrica 2010, en su partido debut de esa edición (2-0 sobre Grecia). Avanzaron a octavos, pero allí fueron sepultados por Uruguay. En Brasil no ganaron ni un juego y el viaje de retorno solo llevaba un empate. Son seis partidos sin ganar, de los cuales cuatro son derrotas y dos igualdades. Catorce goles en contra y siete a favor es el diferencial en esta deprimida etapa.

Lee también   Dr. Sapiens Especial Dopaje I

 

Perú
Aunque se puede decir que la generación de 1978 fue brillante, Perú desde ese entonces acumula seis partidos sin ganar en Mundiales. En ese mismo año, luego de quedar primero en su llave en la fase de grupos con dos triunfos y un empate, fue apaleado en los cuadrangulares finales por Brasil, Polonia y el sospechosísimo 6-0 infligido por Argentina. En la edición siguiente, en España 82, no ganó ningún duelo de la fase de grupos. La mala racha comprende cuatro derrotas y dos paridades. Sufren un terrible diferencial de goles, con 16 en contra y solo dos a favor en este período.

Irán
País asiático que tiene varias presencias mundialistas (1978, 1998, 2006 y 2014), no gana en la cita ecuménica desde hace veinte años. De hecho, su único triunfo es ante Estados Unidos (2-1) en un partido cargado de morbo. Una vez cumplido ese “deber patrio”, no han vuelto a sonreír pues suman siete partidos sin ganar. Cinco derrotas y dos empates hablan de una mala racha, que también cuenta 12 goles en contra y apenas tres anotados.

 

Arabia Saudita
Los árabes no ganan desde su mundial debut, Estados Unidos 94, en el que triunfaron en dos juegos y sorpresivamente avanzaron a octavos. Ni en 1998, 2002 y tampoco en 2006 pudieron conseguir otro triunfo. Son diez partidos sin ganar en mundiales, de los cuales ocho son derrotas y un par de empates. Lo terrible son los 29 goles recibidos en esta racha (no olvidar el 8-0 propinado por Alemania en 2002) por cinco anotados.

 

Túnez
El país africano colecciona varios mundiales (1978, 1998, 2002 y 2006) pero solo ganó en su debut: ante México en Argentina 78 (3-1, de paso). Tras este prometedor arranque en la vida mundialista, suma once partidos sin ganar, de los cuales, siete son derrotas. En la funesta racha, ha recibido 16 goles y solo ha marcado cinco. ¿Maldición azteca?