Una Venezuela crecida cumple con su obligación

Venezuela ha avanzado a los cuartos de final. En otra época, hacer esto en la Copa América era algo quimérico. Hoy, es una obligación. Los tiempos han cambiado en el país caribeño y con ello, la exigencia sube.

Su población, golpeada por una severa crisis económica y social, encontró alegría y refugio en el triunfo del sábado sobre Bolivia, 3-1. Sin embargo, no hubo euforia como en otrora. Se sintió que se cumplió un deber.

La Vinotinto ganó en su torneo estreno a Bolivia 3-0 en Uruguay 1967. Después de eso, pasaron 40 años para que volviera a ganar en el evento. En la Copa América que organizó Venezuela, en 2007, se reencontró con el triunfo, venciendo 2-0 a Perú y alcanzando por primera vez en su historia los cuartos de final.

Se volvió costumbre. En 2011 alcanzaron las semifinales y pierden una histórica ocasión de ir a la final por penales, ante Paraguay. Luego en 2016, en la Copa América Centenario se pasa de ronda.

Brasil atacó y atacó pero no pudo con Venezuela. El VAR le anuló dos goles

Para la edición de Brasil 2019 la exigencia era al menos clasificar. Y cumplió. Los argumentos estaban ahí: Era la mejor plantilla del Grupo después de Brasil, con jugadores en ligas europeas importantes; Perú, después del Mundial se desinfló, cosechó malos resultados y Bolivia, que es la selección más débil de la región, acusa una mala transición generacional y temas dirigenciales. Aparte, el ciclo de Rafael Dudamel cumple tres años e incorporó a varios sub-campeones del Mundo de la categoría sub-20.

Venezuela estaba obligado a vencer a Perú, pero sacó un empate 0-0. Contra Brasil tuvo el punto culminante, anulándolo ofensivamente, renunciando totalmente a atacar. Fue un 0-0 bien construido, que le valió silbatinas al anfitrión.

Lee también   Micrófono de oro. Cuartos de Final: Jimena Sánchez vs Vanessa Huppenkothen
Machis fue uno de los mejores jugadores de la segunda española con Cádiz

 El deber era ganarle a Bolivia y clasificar. La prensa venezolana dudaba si Venezuela era capaz de cambiar el traje defensivo por el ofensivo. Pero, se atrevió a atacar y en una tarde pletórica de Darwin Machís (quien marcó dupleta), cumplió con el deber de ganar y avanzó a cuartos de final.

El rival vendrá del grupo B y lo tendrán el viernes en Maracaná: Paraguay, Catar o la inestable Argentina. En la siguiente instancia vendrá la verdadera prueba. Sin el central Mikel Villanueva, que tiene dengue, con la ausencia de Arquimedes Figuera, que se rompió los ligamentos de la rodilla ante Brasil y aún así jugó 15 minutos hasta el final y con la duda de Yordan Osorio, otro buen central, los dirigidos por Rafael Dudamel intentarán emular aquella actuación de 2011.