Uno de los poderosos, Milan, visitó Bielorrusia, se acomodó en el campo, inició ganando con dominio absoluto y, cuando le cayó el veinte, ya estaba pidiendo el final del partido. Terminó 1-1.

Buen partido del local BATE en el Stadyen Dynama de Minsk, y no fue sopresa pues, de ganar, los italianos amarrarían la clasificación a la segunda ronda; los bielorrusos, en cambio, quieren meterse a la Europa League.

Zlatan Ibrahimovic le puso lógica al partido en el minuto 22. Definió un gol de rutina luego de un pase desde la derecha. Milan se adelantaba rápido producto de un dominio total desde el inicio. Los amarillos ya no sabían cómo parar al sueco, y a Robinho, y a Aquilani, y a Boateng… El arquero Gutor sentía que la goleada era inminente. La más clara, de Robinho, fue cuando se enfiló solo frente al arco, se quitó al arquero y, con el balón un poco largo, pateó hacia el poste.

La segunda parte comenzó casi igual, con el Rossonero dueño del balón y del juego. Pero entonces eso que tiene el futbol dio vuelta el panorama. BATE, ayudado principalmente por Renan, su número 10, fue a apretar más arriba, encerró a su rival, comenzó a pisar el área y le jugó de tú a tú al equipo de Allegri. Kontsevoy, Volodko y Likhtarovich se volvieron recurrentes en el relato y Abbiati se transformó en la figura de la cancha. Lo exigieron cuando menos en tres importantes.

Rasmussen, el árbitro, pitó penal al 55′. Abate había empujado a un contrario en el área. La decisión quedó para la discusión. Renan cobró y lo colocó imposible para Abbiati.

Lee también   Milán mira hacia arriba: Massimiliano Allegri

Pero ahí no se terminó el partido. Los locales se dieron cuenta que el juego estaba a su favor y no dejaron de intentar. Ya con un Milan agobiado y dedicado al contragolpe, crearon otro par que, por inocencia o por mala puntería, no pudieron ser gol. Para colmo, al Milan se le lesionó Nesta, uno de los que mejor estuvieron esta tarde.

Final del partido y empate justo. Milan, aún invicto, llegó a ocho puntos. BATE acumula dos y se disputará el tercer puesto con Viktoria Plzeň.