El búlgaro Dimitar Berbatov se despachó con tres goles en la paliza del United sobre el Wigan en la jornada de Boxing Day.

El triunfo era un mero trámite, y es que recibir a uno de los coleros generales no debía representar mayor problema para el Manchester United, que inició con Rooney en la banca para sorpresa de muchos, pero a cambio, Dimitar Berbatov recibió la confianza de Alex Ferguson para arrancar un partido en el que el búlgaro no decepcionó, se lució y recordó que gol tiene, y cuando anda fino es simplemente un jugador espectacular.

El Wigan no opuso resistencia, no hizo nada esa la verdad, una llegada y en el final del juego. A los 8′ ya le habían perforado la meta por conducto de Park y al sufrimiento le restaban 82 minutos, bien aprovechados por los Devils que llegada tras llegada, fueron construyendo la goliza del día.

Berbatov puso el segundo antes de irse al descanso. Después hizo el tercero, golazo con puntera incluida. Valencia, otro de gran partido, puso el cuarto, y la cereza del pastel fue cortesía de Berbatov cobrando un penal de manera magistral.

Chicharito jugó los 90′ pero no tuvo fortuna este día. Si acaso una jugada clara que le sacó el meta visitante. Muchas ganas, esfuerzo y compañerismo en el campo, así fue el accionar de Hernández hoy en Old Trafford.

Al final, el United aprovechó el empate del City en su partido de hoy, lo alcanzó ya en la cima general (45 puntos), aunque por goles se ubican un peldaño abajo todavía.

Lee también   Perú venció a Haití en el primer partido del grupo B