Barcelona no pudo ante el cerrojo de Sevilla y el Camp Nou presenció en Javi Varas al héroe del partido.

La maquinaria y buen futbol blaugrana no funcionaron en el Camp Nou. Sevilla apostó desde el inicio a jugar más como un candado que como un equipo ordenado para defender. Afortunadamente para la causa visitante, Javi Varas detuvo metralla de Messi, Iniesta, Fábregas y compañía. El portero fue héroe, figura y el único capaz de frenar a Barcelona.

Cuando el portero es el más destacado de todo su equipo indica que sus compañeros no hicieron bien su trabajo. Y en efecto eso pasó con Sevilla; su defensa fue una avenida, zona repleta de hombres pero carente de argumentos para detener la embestida culé. Sin embargo ahí estuvo Varas para impedir con grandes atajadas el gol de los locales.

A lo largo del partido sacó por lo menos dos goles cantados, pero fue en tiempo de compensación donde sus guantes y presencia dignificaron su gran exhibición. Al minuto 94 el árbitro marcó penal a favor de Barcelona y Messi cogió el balón para cobrarlo. Desesperado por no haber encontrado la ruta para lastimar a Sevilla, Lionel ejecutó con angustia su disparo. En contraste, Varas, quien se sabía más seguro que nunca, lo paró.

Gracias a la falla de Messi y a la noche pletórica de Javi Varas, Guardiola y sus muchachos empatan a cero y ceden el liderato general al Real Madrid.

Lee también   Guardiola sigue sin hablar sobre el futuro de Eric García