Miles de aficionados se dieron cita en el Estadio Azteca para despedir al amado ‘tricolor’, y con cierta nostalgia, también para despedir al último gran ídolo de la selección mexicana, Cuauhtémoc Blanco.

 

La previa. Con la mira puesta en el mundial, la selección mexicana se dispone a hacer los últimos ajustes para dejar su cuadro definitivo, para esto se mediría hoy ante su similar de Israel.

Buscando al que sabe. Desde los primeros minutos el cuadro mexicano tuvo la notoria intención de buscar a su capitán, al ’10’, todos trataban de jugar con el ‘temo’, que si bien no corre ni en defensa propia, en cada jugada se veía un sello de su talento.

Viejito, pero picoso. Cuauhtémoc seguía siendo protagonista tras 22 minutos de juego, dando cualquier cantidad de pases, en un buen trazo que le dio al ‘cepillo’ Peralta, éste controló el balón pero disparó con poca potencia, siendo la primera llegada clara del equipo mexicano.

Las de toda la vida. Cuauhtémoc recibió una falta de espaldas, esas que toda su carrera sacó en repetidas ocasiones, y le quedó el balón a modo, como le gusta, como en aquel gol que marcara en la final contra Pachuca. Al minuto 33, el ’10’ mexicano se acomodó y disparó, pero esta ocasión no fue favorable para él; mandando la esférica por arriba del arco israelí.

Se llegó el momento esperado. Tras 38 minutos de juego, entró Raúl Jiménez en sustitución del mejor jugador hasta ese momento del partido. Cuauhtémoc se despidió de la selección para siempre, siendo ovacionado por todo el público mexicano en la que por muchos años fue su casa.

Para qué te traje, portero. Al minuto 43, Miguel Layún sacó un escopetazo, pero que iba directo al arquero, éste metió mal los puños y el balón prácticamente se rió de él, desviándose en sus manos y metiéndose a la portería para dar el 1-0 a favor del tricolor.

Lee también   El Inter se impuso a Atalanta y es el subcampeón de la Serie A

Ya le gustó. Al minuto 62, Miguel Layún no estaba conforme y le dio por meter otro gol, poniendo a México 2-0 arriba, con un marcador ciertamente más cómodo. Agarró al arquero Harush de cliente distinguido y le mandó otro bombazo, esta vez colocado, pero nuevamente se desvió en la mano del arquero y se terminó metiendo a la portería.

Mala suerte. Jesús Corona salió precipitado en un mano a mano al borde del área, el delantero israelí alargó el balón y Corona se fue en banda, cuando se iba levantando para regresar, chocó con el ‘Maza’, que venía haciendo su recorrido defensivo, el zaguero le pegó con la rodilla en la cabeza al meta mexicano, que tuvo que salir en camilla.

Justificando su llamado. Marco Fabián le pegó como le gusta, al borde del área, como venía y de tres dedos. El gol tenía que haber sido sancionado como fuera de lugar, porque el chicharito estorbó en la trayectoria del arquero, al minuto 85. El partido ya estaba 3-0 y no se movería más el marcador.

 

RESULTADO: México 3-0 Israel

 

ASÍ JUGARON

México: Corona (Guillermo Ochoa73′), Francisco Rodríguez, Diego Reyes, Salcido, Layún (Alán Pulido 72′), Paul Aguilar, Marco Fabián, Andrés Guardado, Isaac Brizuela (Miguel Ponce 59′), Oribe Peralta (Javier Hernández 45′), Cuauhtémoc Blanco (Raúl Jiménez 39′).

Israel: Ariel Harush, Rami Gershon, Tal Ben Haim, Baram Kayal (Natcho 45′), Yuval Shpungin, Eran Zehavi (Yossi Benayoun 64′), Omri Ben Harush, Sherran Yeini, Lior Rafaelov (Vermouth 59′), Omer Damari (Ben Basat 73′), Ben Sahar (Tal Ben Haim 45′).