En partido correspondiente a la Jornada 4 dentro del Grupo D de la UEFA Europa League, el AEK Atenas recibió en la cancha del Estadio Olímpico de Atenas al histórico AC Milan, en un duelo que parecía interesante en el papel, ya que podía definir el liderato del sector.

Desde el comienzo del enfrentamiento, ambos equipos dieron muestra de que salieron al campo en busca de no perder, más que de buscar las tres unidades en disputa, el conjunto italiano buscaba acercarse a la portería de los locales con el balón controlado, sin embargo, al cruzar el centro del campo, los dirigidos por Montella parecían perder toda la claridad.

El conjunto helénico tuvo sus oportunidades a través de los pelotazos largos que tomaban mal parada a la zaga visitante, pero que tampoco lograron poner en serios predicamentos al guardameta Gianluigi Donnarumma, el ritmo del partido era cada vez más repetitivo y ninguna de las dos escuadras mostró intenciones de querer arriesgar más en zona ofensiva.

Manolo Jiménez encontró la forma en que sus pupilos lograron neutralizar al conjunto Rossonero sin correr ningún riesgo en la zona defensiva, tal como lo hizo hace un par de semanas en San Siro. Al final el duelo terminó con un desangelado 0-0, que mantiene al Milan como líder de grupo con ocho puntos, mientras que el equipo ateniense se mantiene como su escolta con seis unidades.

Lee también   Volcán inactivo