Alemania vence 2-1 a Argelia en tiempos extras con goles de Schürrle, Özil y Djabou.

Previo: Alemania llega como el líder de su grupo tras vencer a Estados Unidos y Portugal, junto con un empate con Ghana. Argelia entró como segundo de grupo, después de perder con Bélgica, vencer a Corea del Sur y empatar con Rusia.

El primer tiempo: El trámite del partido correspondió de inicio a fin a los europeos. Sin embargo, el primero que asustó fue Islam Slimani, con un disparo en el que Neuer tuvo que intervenir. Schweinsteiger respondió desde fuera del área, frustrado por la aparición de Rais MBolhi.

El juego esperado: Después de la oportunidad de Argelia, los teutones se hicieron amos del encuentro y se ensañaron sobre la portería de los africanos. Thomas Müller tuvo oportunidades pero increíblemente las dejó ir. Özil, Kroos y Götze atinaron a pegarle a portería, pero se toparon con un MBolhi en buena forma.

El segundo tiempo: Alemania se ensañó al grado de lograr 13 disparos en busca de abrir el marcador, pero la mala puntería hizo presa de ellos. Y cuando lograban enviar un tiro entre los tres palos, Rais MBolhi lo sacó todo. Argelia estaba acorralado, pero tenía salidas al contragolpe muy peligrosas, que puso en verdaderos predicamentos a la línea defensiva alemana y que exigió peligrosas salidas fuera del área por cuenta de Neuer. A pesar de la superioridad de los de blanco, quedaba la sensación de que podía ganar cualquiera.

Tiempo extra y gol tempranero: Apenas iniciaba el tiempo extra cuando una descolgada alemana permitió enviar un centro al área. Schürrle remató como pudo y por fin logró vencer a MBolhi.

Lee también   Löw en su despedida lanzó un mensaje a Özil: "Fue una decepción"

El cansancio hizo mella: Ya se notaba el enorme desgaste físico de los equipos. Sin embargo, después del gol alemán, Argelia se apoderó por lapsos prolongados del partido y echó para atrás a toda Alemania. Ninguno tenía piernas, pero a los africanos los movía el corazón.

Acabose: Al minuto 120, Alemania pudo plantarse frente al arco de Argelia. Después de un remate detenido y un desvío infortunado, Mesut Özil fusiló al arquero y puso el 2-0.

Efímero drama y esperanza: Les decía que Argelia jugaba con el corazón. Después del gol, siguieron buscando al frente y encontraron un gol. Un precioso centro fue rematado por Djabou para anotar el gol más tardío de la historia de los mundiales y mantener por algunos segundos viva la esperanza. El árbitro pitó el final y Argelia cayó de cara al sol.

Lo que sigue: Alemania se enfrentará a Francia en cuartos de final.

 

ASÍ JUGARON

Alemania: Neuer, Boateng, Mertesacker, Höwedes, Mustafi (Khedira, 70′), Lahm, Kroos, Schweinsteiger (Kramer, 109′), Müller, Götze (Schürrle, 45′), Özil

Argelia: MBolhi, Halliche (Bouguerra, 97′), Belkalem, Ghoulam, Mandi, Mostefa, Lacen, Taïder (Brahimi, 78′), Slimani, Soudani (Djabou, 100′), Feghouli