En partido amistoso celebrado en la Hypo-Arena, bajo una intensa lluvia, la Selección de Austria recibió a su similar de Alemania, en un duelo que marcó el regreso de Manuel Neuer a la portería de la selección campeona del mundo.

Los comandados por Joachim Löw no tardaron en abrir el marcador, el encargado fue Mesut Özil a los 11 minutos de juego, cuando mejor lucían los alemanes sobre el terreno de juego y lograban imponer sus condiciones.

La escuadra anfitriona se fue asentando de mejor manera en el campo con el transcurrir de los minutos, generando una presión alta que se convertiría en el gran dolor de cabeza para los tetracampeones mundiales e incluso llegó a exigir al guardameta del Bayern Munich, quien respondió de buena manera en su regreso a la titularidad.

La presión alta fue la clave de la remontada austriaca. / Imagen: Imago 7

Ya en la parte complementaria, el representativo de Austria logró imponer sus condiciones y comenzó a gestar lo que sería una enorme respuesta en el encuentro. Primero, apareció la figura de Martin Hinteregger para empatar el marcador, luego de una gran asistencia de David Alaba al 53′, desde ese momento, los teutones ya no lograban salir con la pelota controlada.

La remontada se concretó al 69′, gracias a la anotación de Alessandro Schöpf, quien fue asistido por Stefan Lainer. El 2-1 terminó por ser el resultado definitivo y sumamente sorpresivo, ya que Austria no derrotaba a Alemania desde 1986.

A menos de dos semanas de que inicie la Copa Mundial de Rusia 2018, la Selección de Alemania acumula ya cinco partidos sin ganar de forma consecutiva y la manera en la que los rivales han logrado descifrar su juego debe de ser preocupante para el cuerpo técnico.

Lee también   Triunfo y beso francés...