Abucheado en la primera mitad, Layún anotó un golazo para darle el punto extra al América en la serie ante Veracruz tras ganar 3-1 en el Azteca, 4-3 en el global.

Sin el Rolfi Montenegro y sin Rubens Sambueza, con Adrián Aldrete de central y con el Hobbit Bermúdez como el responsable de la ofensiva, América saltó a la cancha del Azteca para buscar revertir la derrota sufrida ante Veracruz en el puerto.

En un primer tiempo donde Tony López y Martín Zuñiga esperaron balones al frente, donde Aquivaldo Mosquera fue una auténtica calamidad en la defensiva, Miguel Layún fue el centro de las iras por parte de los pocos aficionados presentes en el Coloso de Santa Úrsula.

Esférico que tocó o perdió fue merecedor de silbatinas y abucheos. Peor fue la consigna en su contra cuando cayó el gol jarocho. Tran un gran pase de Ponce a Gustavo Ruelas, éste le ganó la espalda a Aldrete y venció a González para abrir el marcador al 30′. Pese a que no fue su error, se le cargó el reproche a Layún.

Para el minuto 39, después de una jugada circunstancial y de rebotes, Rosinei empataría los cartones. Con el empate se fueron al descanso. Apenas iniciaba la segunda mitad y de inmediato Layún intentó darle un giro a los abucheos con un pase a Zuñiga, quien falló frente al arco de Bernal.

El propio Zuñiga enmendaría su error minutos después con un soberbio cabezazo para poner las cosas 2-1. No pasó ni un minuto del gol cuando vino la revancha de Layún con la afición. Al 57′ sacó un riflazo desde fuera del área, un disparo potente que se incrustó en las redes de Veracruz. ¡Un golazo! Era el 3-1 y Layún corrió hacia las tribunas y con un gesto retador simuló estar escuchando los abucheos.

Lee también   Un paso más...

Con la ventaja, las Águilas se soltaron y se fueron con todo al frente en busca de la cuarta anotación. Tuvieron en Layún a uno de sus jugadores más insistentes para atacar, pues se atrevió a desbordar y centrar. Aunque su ímpetu le traicionó en la recta final al volver con sus erráticos pases.

El golazo de Layún propició que América obtuviera el punto extra de la serie en la Copa MX. Sin embargo, y a pesar de su tanto, el elemento americanista terminó el encuentro con algunas silbatinas hacia su persona por la forma en que festejó su gol.