En una vibrante eliminatoria el Athletic se clasificó a la final de la Europa League después de un sufrido triunfo esta noche 3-1 sobre el Sporting de Lisboa…

¡Uuffff! Vaya que resultó apasionante la llave entre españoles y portugueses y al final el Athletic de Bielsa se logró meter, con todos los méritos, a la final de Europa League.

Partidazo, lleno de jugadas peligrosas y con dos rivales que salieron a jugarse todo en 90 minutos. El Athletic además, obligado a remontar la desventaja de 2-1 que se trajo de Lisboa, y el Sporting, buscando un gol que le pusiera las cosas más oscuras a los vascos.

En ese inicio de torbellino por parte de ambas escuadras, fueron los locales quienes encontraron premio a los 17 minutos cuando Llorente habilitó de pecho a Susaeta y éste hizo explotar San Mamés para poner las cosas 1-0, empate global que obligaba a la visita a ir por un gol forzoso pues en esos momentos ya estaban eliminados por la regla de gol de visitante.

Igual el Sporting jugaba un gran partido, rápido, evitando el trámite del balón en medio campo y con las bandas bien abiertas. De repente la cosa se emparejó y fueron los portugueses quienes apretaron en serio la meta de Iraizoz, hasta que par de minutos antes de irse al descanso, Van Wolfswinkel igualó el partido y regresaba la ventaja global al equipo luso.

Pero eso no iba a ser todo en los primeros 45 minutos, pues en la siguiente jugada, Ibai Gómez recibió un gran pase de Llorente y puso el segundo para el Bilbao. Ahora estaban 2-1, parejos en todo y ese marcador era el único que podía enviar el partido al alargue.

Lee también   Sporting se acerca más al título en Portugal

Sin embargo, ni lusos ni vascos querían extenderse más de la cuenta y aunque la segunda parte no fue tan explosiva como la primera, si fue tensa, con algunas emociones y mucho corazón.

Se cantaban ya los tiempos extra pero Llorente cambió el final de la historia. Sí, y es que ahora Ibai Gómez hizo un jugadón dentro del área con recorte incluido y habilitó a Llorente para que a los 89′, marcara el 3-1, el del triunfo, el que mataba totalmente a los lusos que quisieron ir por el gol del pase, pero el tiempo ya no alcanzó para nada más.

Al final, el festejo fue monumental, espectacular, con la afición del Athletic cantándole a sus jugadores que festejaban con su público este histórico pase después de muchos años de oscuridad europea y que hoy, de la mano de Marcelo Bielsa, han regresado a los primeros planos en España y en el continente.

¡Athletic-Atlético, ahí tienen su final española señores!