En partido correspondiente a la Jornada 4 de LaLiga, el Athletic Club de Bilbao recibió en el campo de San Mamés al Real Madrid.

Desde el comienzo, el conjunto local realizó una presión incansable en todo el terreno de juego, agobiando a los dirigidos por Julen Lopetegui, quienes no lograban hilar jugadas en el centro del campo.

La intensa presión de los comandados por Eduardo Berizzo, rindió frutos a los 32′, cuando Iker Muniain apareció dentro del área blanca para batir a Thibaut Courtois, abriendo el marcador y mandando a los ‘Leones’ con la ventaja al descanso.

Muniain puso en ventaja al Athletic en la primera mitad.

Ya en la parte complementaria, aunque el conjunto vasco mantenía su intenso ritmo de juego, poco a poco se iba desgastando en lo físico, situación que fue detectada y bien aprovechada por Lopetegui en su estrategia.

A los 63′ apareció Isco, quien acababa de ingresar al campo, para rematar un gran centro de Gareth Bale por el costado derecho, empatando el juego con un potente cabezazo que dejó sin posibilidades al arquero Unai Simón.

Al final el Real Madrid buscó la victoria, pero se topó con un combativo Athletic que ya no volvió a ceder terreno. Ambas escuadras se quedan con un punto, los ‘Merengues’ mantiene el segundo lugar con 10 puntos, mientras que los ‘Leones’ llegaron al cuarto peldaño con cinco unidades y un partido menos.

Lee también   ¿Quién dominará la Liga?