Ortíz sepultó la noche

POR MARCO REYES

Cuando Vujadin Boskov (exfutbolista y estratega serbio) aseguraba que había mayor felicidad en el triunfo que en el empate, y a su vez mayor tranquilidad en éste que en la derrota, con certeza no pensaba en la ferocidad de las posibilidades que se abren en un torneo como el mexicano, donde un equipo como el dirigido por el súbito Checo Lugo mostró de sí lo más pobre y poco competitivo que podía y a pesar de ello aspiraba, peligrosamente, a colarse a “la fiesta grande” del fútbol nacional.

  • 2Atlante
  • 1Toluca
Potros: Muñóz; Arturo Muñóz, Ordaz, Venegas, Marmol; Navarro (Carevic, 85’), Diego, Guerrero; Bermúdez, Fonseca (Ortíz, 60’), Maldonado (Hernández, 70’). DT Miguel Herrera


Diablos: Talavera; Gamboa, González, Novaretti; Ríos (De la Torre, 48’), Romagnoli (Nava, 76’), Esquivel, Sinha; Cerda (Brizuela, 68’), Ayoví, Calderón. DT Sergio Lugo
Goles: 1-0 Maldonado (8’), 1-1 Sinha (penal, 73’), 2-1 Ortíz (74’)
Árbitro: Paul Delgadillo
Incidencias: Jornada 17 del Clausura 2011. Estadio Andrés Quintana Roo (Cancún)

Hoy que los Potros recibieron a los Diablos en su cancha (alguna vez inaugurada con milagroso campeonato) resultaba aberrante, para muchos, la idea de que los visitantes se salieran con la suya y en un ataque de ardor deportivo consiguieran los tres puntos que, sumados a intrincados pases mágicos en los resultados, lograran colarse injustamente en la verdadera justa futbolística que este país tiene: la liguilla.

Los de casa atacaron con un pequeño gigante Bermúdez que se empeñaba en desequilibrar, la ya de por sí maltrecha defensa choricera, a la vez que un Kikín inspirado pintaba un pase de medio gol, que al minuto ocho Giancarlo Maldonado le convertía al Toluca 120 segundos después de que a éstos les fuera anulado un gol por posición adelantada.

Lee también   ¡Que viva la fiesta!

El futbol transcurrió atractivo, lujoso. Se fueron acciones que desbordaron a la gente, que refundieron hasta al más profundo lugar a los escépticos y entregaron hasta espectáculo con personafes fantásticos, animados, para que la niñada disfrutara más allá del balón. Atlante, además de formular un trabuco alegre y bien entonado, se preocupa por cada aspecto, le salga perfecto o lamentable. ¡Con todo y playera del festejo de los 95 años!

Hasta el minuto 73, mientras el sopor de la playa se transpiraba a través de la pantalla y el gasto de un partido por canales de paga se dispendiaba inútilmente, Sinha fue elegido para cobrar un penalti y conseguir la igualada frente a los locales. El gol de los rojos aun reverberaba en las gargantas de los aficionados cuando el azulgrana Ortíz sentenció el triunfo de los suyos al 74′.

Fea la hubieran hecho los visitantes si luego de un torneo irregular hubieran exhibido a su afición (que parece ser la única que no falla) en una liguilla tenebrosa y malhadada. Los sueños de futbol desdeñaron el voluble clima toluqueño para plantarse sobre sus reales en otra parte…por fortuna.