Barcelona camina con paso firme y venció esta vez 3-1 a Celta de Vigo en el Camp Nou, para mantener así el liderato español.

Era la noche donde el público saludó a Messi, quien recién debutó como papá. El argentino, por cierto, se quedó con las ganas de dedicarle gol a su hijo apenas unas horas después de su nacimiento.

Muchos especulaban sobre el festejo que Messi haría tras anotar esta noche, pero hoy no anduvo fino. Desde el principio, incluso, se le notó hasta egoísta en algunas jugadas en busca de un gol. Peor aún, enfrente estaba Javi Varas, portero que le trae malos recuerdos porque ya le paró un penalti decisivo cuando defendía la camiseta del Sevilla.

Así, el guardameta no se dejó sorprender ante los intentos, y también sacó con reflejos un disparo cruzado de Messi. Todo en una primera parte que dejó para el recuerdo una acción en la que el crack del Barça se confundió como pocas veces. Regateó a varios defensas, no remató ante Javi Varas y luego no supo qué hacer. Ni pasó a un compañero, ni pudo disparar o buscar una nueva jugada individual, y acabó perdiendo el esférico y mirando impotente al cielo.

De falta también lo intentó en la segunda parte, pero su disparo se fue alto.

Y siguió buscando, pero siempre algo o alguien se lo impedía, y no pudo. Incluso, al final, asustó a todo el estadio cuando se tocó la rodilla. Quedó en eso.

Los que sí marcaron para Barcelona fueron Adriano, Villa y Jordi. Adriano se sumó al ataque al 21′, hizo la pared con Pedro y superó a Varas para abrir el marcador. Pero tres minutos depsués Álex López tomó despistados a los tres defensas culés y se quedó solo en el área. Su disparo lo atajó Valdés pero el rechace fue aprovechado por Mario Bermejo para empatar. El 2-1 llegó al 26′ tras una combinación espectacular entre Iniesta y Villa. El asturiano celebró así con goles su titularidad. Al 61′ Villa habilitó con taconazo a Jordi Alba para que el lateral hiciera el tercer gol. Alba se encontraba en un clamoroso fuera de juego que no vio el juez de línea.

Lee también   Empate en el Puerto

Barcelona sigue entonces en lo más alto. Vilanova es ya el entrenador con mejor arranque liguero, 28 de 30 puntos posibles.

BARCELONA: Víctor Valdés; Adriano (Alves 39′), Busquets, Mascherano, Alba; Cesc (Bartra 46′), Xavi, Iniesta; Pedro, Messi y Villa (Alexis Sánchez 78′).

CELTA: Javi Varas; Mallo, Jonathan Vila, Túñez, Roberto Lago; Augusto (Toni 87′), Oubiña, Krohn-Deli, Alex López (Park 80′), Bermejo (de Lucas 67′) y Aspas.