Barcelona le dejó un aviso al Real Madrid

Foto: @FCBarcelona_es

El brasileño Raphinha se regaló su primera gran noche con el Barcelona y, con un zurdazo espectacular tras un error de su compatriota Eder Militao en la salida del balón, le dio la victoria a los azulgrana en el clásico amistoso contra el Real Madrid en Las Vegas.

El golazo del brasileño brilló en la noche del debut con el Barça del polaco Robert Lewandowski, que se mostró muy activo y persistente en una primera parte de dominio solido de los jugadores de Xavi Hernández.

En el Real Madrid, que mejoró tras el descanso con la salida de su centro del campo habitual y que contó con las bajas de Karim Benzema y Dani Carvajal, se estrenaron con la camiseta blanca el germano Rüdiger y el francés Tchouameni, grises como todo el equipo de Carlo Ancelotti en los primeros 45 minutos.

Este clásico atípico y de pretemporada se disputó en el Allegiant Stadium de Las Vegas (EE.UU.) en medio de un gran ambiente con más de 61.000 espectadores en un estadio con capacidad para unas 65.000.

Con más ritmo que el Real Madrid (este era el primer partido de los blancos en pretemporada, mientras que los blaugrana venían de ganar 0-6 al Inter Miami el martes), el Barcelona se adueñó del arranque.

De la mano de Raphinha y Ansu Fati, que abrieron mucho el campo, el Barça mostró una prometedora intensidad en las pelotas divididas y agobió con su presión la salida del balón de los blancos, muy imprecisos.

El brasileño Vinícius había estado desaparecido durante casi toda la primera parte, pero en los últimos minutos se inventó varias arrancadas por la banda izquierda que dieron algo de chispa al pobre ataque blanco.

Lee también   David de Gea al Madrid

En una de ellas diseñó un fantástico eslalon desde el medio del campo hasta el área que solo pudo cortar con una dura entrada Jordi Alba, lo que desató una tangana entre los jugadores de ambos equipos. Empujones, protestas, piques… Este clásico era un amistoso sobre el papel, pero ninguno de los dos equipos se lo tomó así.

Tras la clara superioridad del Barcelona en los primeros 45 minutos, el partido se entregó a un carrusel de cambios en los dos equipos que rompió el ritmo del encuentro.