Bayern München sufrió pero ganó 3-2 a un osado Fortuna Düsseldorf.

El funcionamiento casi perfecto, el estilo que lo hace ver como si jugara de memoria, se vio vulnerado. Bayern München se topó con un osado rival que se propuso lastimarlo donde más le duele, el orden y la paciencia. Rompiéndole los esquemas a los locales, Fortuna Düsseldorf provocó desesperación a los bávaros, quienes en su beneficio mostraron capacidad de reacción para conseguir una voltereta sufrida.

Al minuto 71 Andreas Lambertz era la figura del encuentro. Ya había puesto la asistencia para el tanto de Mathis Bolly al 16′ y después se encargó de poner en ventaja a Fortuna. En contraste, Bayern era la angustia.

Sin embargo la exhibición de Lambertz fue sepultada por la actuación de Philipp Lahm, el aporte ofensivo vestido de defensa. Lahm fue el aparato resucitador de su equipo, primero poniendo la asistencia para el gol de Müller al 45′ y posteriormente con el toque a Boateng para la anotación de la victoria al 86′. El otro tanto de los bávaros fue de Ribéry al 73′.

Fortuna no le hizo honor a su nombre, aunque bien puede presumir de haber hecho sudar al equipo que, sufra o no, al final siempre gana. Bayern, por su parte, guarda con holgura el título en la bolsa.

Lee también   Las 10 playeras mas vendidas del mundo