Foto: AFP

Fue una obra maestra para el Barça y una película de terror para el Madrid. La contundente, amplia e histórica victoria culé los acomoda en la punta de la Liga Española que al final se decidirá entre estos dos protagonistas. El peor trago amargo en la historia de Mourinho como director técnico -que dijo será fácil de digerir- fue el segundo más dulce de Guardiola tras aquél 2-6 en Bernabéu.

Fueron tan diferentes. Los locales tomaron la iniciativa y explotaron las bandas, el centro y el buen futbol a todo vapor. Se llevaron de calle a un Madrid gris que intentó contraatacar pero no puso freno de manos al camión que se les deslizó hasta caer por le precipicio, dentro de su propia portería, propiciado por el juego total blaugrana. Aparecieron Messi, Xavi, Iniesta, Busquets, Villa, Puyol… bueno, hasta Valdés (siempre Valdés) anduvo acertado al máximo.

  • 5FC Barcelona
  • Real Madrid
Barça: Valdés; Puyol, Piqué, Abidal, Alves; Busquets, Iniesta, Xavi (Keita 86’); Pedro (Jeffrén 87’), Villa (Bojan 76’), Messi. DT Josep Guardiola


Madrid: Casillas; Ramos, Carvalho, Pepe, Marcelo (Arbeloa 60’); Alonso, Özil (Lass 46’), Khedira, Di María; Ronaldo, Benzema. DT Jose Mourinho
Goles: 1-0 Xavi (10’), 2-0 Pedro (18’), 3-0 Villa (55’), 4-0 Villa (58’), 5-0 Jeffrén (90+1’)
Árbitro: Eduardo Iturralde González. Expulsó a Ramos (90+3’) tras una bronca iniciada por el defensor. Amonestó a 12 jugadores, 7 del Madrid y 5 del Barça
Incidencias: Jornada 13 de La Liga 2010-2011, realizada en el Estadio Camp Nou, de Barcelona.

Partido al que no le faltó polémica pues ya de entrada colocar a Iturralde González a silbar, hace que el desarrollo se vuelva más interesante y apetitoso para la zozobra y conteo de tarjetas. Tres imágenes se repetirán toda la semana, el mes y si me apuran, el año futbolítsico: Cristiano empujando a Guardiola; Valdés derribando a Ronaldo en el área; y la trifulca del final escenificada por Messi, Lass, Ramos y Puyol.

Lee también   Donas en el Azteca

No hubo incertidumbre ni al inicio. Se fue moviendo la pelota dictando la suerte que le acecharía a los merengues y se inclinó definitivamente al minuto diez, cuando Xavi quedó -ahí sí, fortuitamente- solo frente a Casillas y en cuestión de milésimas bombeó para decretar el 1-0.

El concierto fue increcendo ocho minutos más tarde cuando Pedrito encajó el segundo tras una gran reacción de Casillas que desvió el disparo de Villa a los pies del señor Rodríguez. Adentro. Perfecta manera de envolver al rival, que cayó totalmente en ese tiki-tiki brutal.

La forma de juego de los blaugranas exhibió plenitud por incertidumbre e inconexión del Madrid. Mourinho se quedó pasmado y hasta iniciar la segunda parte metió a Lass en lugar de Özil, para tratar de parar la andanada local. No fue diferente pues este poderío se siguió reinventando las jugadas y los pases y los toques y los goles. Villa marcó un doblete con el sello particular de Messi. Es tan inquietante para el televidente, los aficionados directos, los rivales, los seguidores… todos saben que la pelotita va a pasar en una rendija puntual para su destinatario. Así se definió.

Al final, el cinco cero, fue la cereza de la fórmula exitosa del Pep Team que emuló al equipo soñado dirigido por Cruyff en los noventas. Guardiola ganó su quinto derbi de cinco, perfección total; tal cual como el juego absorbente que encumbró esta noche al Barça en el Camp Nou sobre el Madrid.